Grupo de Reflexión Rural Volver a la Tierra Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
Sábado 18 de noviembre de 2017
Publicado por

Opinión

· 15 de marzo a las 11:59hs

En busca de la Verdad Primera de la Vieja Sangre: Cuba Hoy

Ernesto Che Guevara y Fidel Castro

La relación entre los sueños, el ideal y la verdad construyen a lo largo del tiempo los paradigmas y los arquetipos del mundo que nos atraviesa. Sus impedimentos y fracasos desencadenan el derrumbe de ese sueño. Dicen que el cachorro el humano pasa a la adultez cuando renuncia a sus figuras parentales idealizadas y comprenden el profundo volar del amor en los poderes reales de carne y hueso. Así, la revolución cubana abrazó los ideales del Martí y se lanzó al vacío en busca de un sueño, pero como ocurre con los asuntos del hombre, sufrió la experiencia de hacer hasta donde sus líderes y gobernantes llevaron a la conciencia, las ansias de libertad y justicia.

El 1 de Enero de 1959 triunfaba la revolución cubana mientras Fulgencio Batista se refugiaba en la vecina Republica Dominicana. Hoy, 54 años después, se esta desarrollando otra etapa de cambio. Cuba vive la experiencia del post-castrismo, donde no se sabe muy bien hacia donde se camina y cuanto durara el proceso. Un periodo sin precedentes que no trae consigo ni depuraciones ni fases de autocrítica, pero que marca la decadencia de un mundo y tal vez el fracaso y el fin de un sistema.

¿Qué pasa en Cuba? ¿Qué pasará en Cuba? Estas son las grandes preguntas que se abren. Los signos de la apertura comercial, los nuevos contactos económicos y culturales, el revisionismo de la ortodoxia marxista e incluso de la heterodoxia castrista, el ejemplo de lo que sucede en Cuba para los países tercermundistas, los riegos de estas nuevas aventuras y la ¿posible? coexistencia con el capitalismo, son algunos de los interrogantes que comienzan a vislumbrar la agenda política latinoamericana.

Hoy, 54 años después del triunfo revolucionario, a mi entender, encontramos una cuba aletargada en el tiempo. Un proceso estancado y en clara decadencia, no solamente materialmente sino desde la perspectiva del espíritu de su pueblo. La premisa de Stalin de construir el socialismo en un solo lugar convirtió a Cuba durante la existencia de la URSS en un satélite más, abastecedor de materias primas, de su aparto imperial. Con la disgregación del bloque socialista y la caída del muro de Berlín quedo flotando a la deriva, en un mundo que como digiera Francis Fukuyama, le ponía fin a la historia. Sin embargo muy pocos advierten la Cuba entrañable que emerge cuando alguien desembarca para construir lazos afectivos entre sus habitantes, el proceso revolucionario, a pesar de sus contradicciones todavía respira de la mano de algunos que fueron protagonistas de esa cambio fundante, pero hay que ir a buscar entre los escombros de este presente.

Me parece interesante para abordar la compleja realidad cubana mencionar que hoy, lejos de poder sostener una distribución de tierras, cooperativas, granjas del estado y una economía de cercanías, me he encontrado en mi última estadía con la amarga noticia de que en la próxima zafra azucarera la empresa brasileña Odebrecht administrará un central de la provincia de Cienfuegos. Serán los primeros extranjeros en participar en esa agroindustria desde que en 1959 se nacionalizaron los ingenios controlados por Estados Unidos. Haber autorizado a Odebrecht a invertir y administrar un central es una muestra, por un lado de la apertura a los grandes conglomerados capitalistas, y por el otro la prioridad que les concede el gobierno cubano a las relaciones carnales con países como China, o en este caso Brasil, que en este momento construye además la mayor obra del país, el puerto de Mariel, de unos U$S800 millones.

A cada paso que uno da en la pequeña isla con forma de caimán ubicada a no más de 90 millas marítimas de EE.UU va encontrado las huellas de esa gaviota arrasadora de los surcos. Los ejemplos de la parafernalia capitalista que se va apoderando poco a poco de la isla sobran, pero lo que esto desnuda además del capitalismo inabordable que nos propone, en este caso Brasil desde una perspectiva casi imperial, consecuencia del naufragio en que se convirtió el proceso del Partido de los Trabajadores y del MST, o la todavía “comunista” China, como Rusia o Europa, es la ruptura de una promesa y de un mundo y un modelo, que quizá marque el fin de un proceso revolucionario y la caída de ese sueño ante su propia decadencia.

De todas formas seria injusto endosarle a Cuba la responsabilidad de un presente y un futuro que se nos cae a pedazos, pero siendo ésta isla todavía un tejido y una red que atrapa y condensa el pensamiento “transformador y revolucionario” de la intelectualidad y la militancia en América latina, resulta imprescindible reflexionar y pasar en limpio sobre estas cuestiones en busca de la posibilidad de nuevas ideas y nuevos paradigmas que piden a gritos ser escuchados en la construcción de un mundo distinto como bien podría ser la experiencia del Zapatismo en México.

Cuba encarna un ideal, una serie de valores, ideas y creencias que viven en el inconciente de muchos que ven reflejado en ella un sistema que posibilita la edificación de relaciones más humanas, solidarias y dignas. La realidad indica que el sueño por el que tantos lucharon y tantos murieron hoy se va deshilachando y en ese punto es donde radica el fracaso de la experiencia cubana. Los incentivos éticos y morales de los que hablaba el “Che” hoy son parte de un pasado lejano. Con la apertura del turismo y llegada del consumo a la tierra de Martí, se quebró para siempre una forma de vivir y de estar en el mundo. Hoy no solamente se han perdido de vista los ideales, sino que la colonización cultural avanza a un ritmo vertiginoso penetrando en lo más hondo del pueblo cubano que, sumado a la incipiente apertura económica, va implantando el germen de la explotación y la opresión capitalista como las únicas alternativas posibles.

Hablamos de fracaso al considerar que la actual situación de cambio en Cuba es producto de errores y desviaciones no solamente en la toma de decisiones de los últimos años, sino que es la consecuencia de insistir y permanecer en una misma posición dependiente y solitaria. Y es necesario decir estas cosas en la búsqueda del despertar, especialmente de los más jóvenes, y romper así definitivamente con una casta de dirigentes e intelectuales acomodaticios que se resguardan bajo paraguas doctrinarios que han quedado obsoletas y que vienen siendo sistemáticamente utilizadas para lograr la adaptación a un estado de cosas creado por la misma burguesía. Por eso la revolución Cubana dejo de ser una solución profunda para convertirse en un simple sucedáneo de un sentimiento o afán de plenitud, frustrado durante los últimos 20 años. Si bien son planteos profundos que subyacen en el mundo occidental, sin embargo son utilizados para mantener el aspecto dinámico de la cultura y, ante todo, lo que es peor, los aspectos más negativos y antivirales de esta, especialmente esa cultura del habitante de ciudad con su hedonismo material y exterior.

Rodolfo Kusch nos enseñó que America supone la pesada tarea de ser humano y haber hecho un límite con el caos y con las cosas, para buscar un camino interior que nos conduzca a la verdad primera de la vieja sangre. Y como Él diría, esta es la lección de América. Como si viéramos a la humanidad desde muy lejos, ese azar primario de haber llegado a ser hombres y preguntarnos todavía por que estamos y por qué seguimos estando y somos vida y no más bien muerte, y es por este lado que nos tomamos con el antiguo camino de la humildad, la resignación y el ayuno. Quizás sea nuestro destino volver a ser aquí hombres sin parecidos, porque ese es el destino de América: la comunidad y la reintegración de la especie. Esa es la propuesta visceral de nuestro espíritu.

Gabriel Muzykanski
Febrero del año 2013
Grupo de Reflexión Rural

Documento: Biotecnología en Cuba y la promesa de distribuir OGM sin cobro de patentes – 2006

3 comentarios

  1. Anahí

    Amigos, creo que hasta aquí llegó mi amor, bajo la persiana (sé que no les hará mella alguna, sobrtodo ahora que tienen de quiénes ocuparse en las audiencias de Miami)

    Hablando de zapatistas (a los que suelen nombrar mucho pero parece que escuchan poco) yo me quedo con la expresión de don González Casanova en uno de esos “locos” seminarios a los que los “locos” zapatistas suelen convocar de puro “locos” que son.

    Dice don Pablo González Casanova (ese intelectual al que los zapatistas llaman “compa”, por -como ya dije- puro “locos” que son nomás ):

    ¿Cómo reconocer la negociación revolucionaria, o que no sacrifica el proyecto estratégico? ¿Cómo se hace la negociación cuando se negocia, para no sacrificar lo principal?
    En los Diálogos de San Andrés allí vi el ejemplo de cómo. … Hay que saber pelear, pero también habrá que saber negociar, pero negociar sin perder ciertos elementos que en el lenguaje zapatista confluyen en el término “dignidad”, como punto de referencia de lo no negociable.

    Yo vengo aquí a preguntar qué es lo que no conocemos, o no conocemos bien, y deberíamos conocer mejor para alcanzar la victoria…
    … Superar la falsa conciencia de lo que Cuba significa en la historia universal. Destacar que Cuba es la única nación victoriosa de todas las que iniciaron la revolución socialista y que no asentaron las bases para impedir la restauración del capitalismo, mientras Cuba sí las ha asentado… Es el único caso en la historia universal… si la pregunta es cómo logramos la victoria, una de las fuentes de información tiene que ser esa.

    Aquí se puede ecuchar el resto: http://www.elrincondeanahi.com.ar/2010/01/prof-pablo-g-casanova-2.html

    Me parecería sano, realmente sano que alguna vez hicieran la crítica del “fracaso del peronismo”, o más aún, del “fracaso de Perón” (que ciertamente lleva muerto hace bastante y es fácil de “idelizar”). Creo que sería un mínimo ejercicio de honestidad intelectual.

    El recurso a Kusch en este caso sólo otorga un halo filosófico a un “relato” de por sí ideológico, y creo que don Kusch no se merece eso.
    Qué tristeza…

    Saludos.

    15 marzo, 2013 a las 3:57 pm · Responder
  2. Hugo Rangone

    Anahí, comparto tus palabras. Aunque la nota lleva la firma de otra persona, el odio contra “la izquierda” del Sr Rulli se manifiesta. Como se manifestó cuando, en una entrevista radial (Radio El Arca Bariloche), dijo que el bloqueo contra Cuba era mentira, un invento de Fidel para justificar “el fracaso” de la revolución. O que “capitalismo hay en todos lados”. Toda la crítica en relación al problema rural hecha por el GRR, se torna dudosa cuando sostiene a la vez falsedades como éstas. Con lo cual, por cierto, aparece la duda: ¿el GRR está precisamente al servicio de lo que, en superficie critica? ¿o destruye su credibilidad por su ciego anticomunismo?

    19 mayo, 2013 a las 6:06 pm · Responder
  3. Jorge E. Rulli

    El modo en que este señor escuchó lo que dije en Radio el Arca lo pinta como bastante duro de entendederas y sesgado de oidos, pero los hechos son lo que importan y la realidad de las cosas que anticipamos con precaución y cuidado, hoy son escándalo mediático en diversa prensa y en boca de los mismos dirigentes cubanos… de manera que solo deberimos remitirlos a que se informen… En cuanto al común de la izquierda que hoy esta dirigida, subordinada, estuprada y sometida por la derecha, léase los mercados y las corporaciones… aclaro que, me despierta solo desprecio. Este Capitalismo global tiene mucho de Estalinismo y de Nomenklatura, también en la Argentina… no solo en China que nos llena el hueco nicho que dejó la Gran Bretaña… de manera tal son las cosas, que la izquierda que no es capaz de aceptar o incorporar la lucha contra la Modernidad, contra la Colonialidad y a favor de la Ecología y un sistema alternativo y libertario de vida, se quedó del lado de los mercados y se hizo socialdemocrata… En ese contexto ser anticomunista seria casi como ser deficiente mental y se nos agravia, a menos que como en este caso se opine desde el Banco Cooperativo… Ocurre que algunos pocos continuamos siendo REVOLUCIONARIOS y teniendo sueños de felicidad… no somos minimalistas, gradualistas, tampoco realistas pesimistas, en el sentido de que esta mierda es lo posible y lo mejor, y ello mientras los K saquean al país… De manera que saber leer, saber escuchar, a informarse y a aprender a dialogar….

    20 mayo, 2013 a las 1:07 pm · Responder

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *