Grupo de Reflexión Rural Volver a la Tierra Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
Martes 16 de enero de 2018
Publicado por

Comunicados

· 7 de junio a las 10:37hs

Atención rionegrinos: quieren entregar territorio a la megaminería

La legislatura de Río Negro analizará mañana 7 de junio, un proyecto de ley favorable al saqueo de la minería a gran escala. “Vecino, vecina: otra vez quieren entregar territorio nacional y rionegrino, ésta vez al control de empresas y países que especulan con la megaminería contaminante. ¿Por qué nos movilizamos?”

ATENCIÓN RIONEGRINOS…

!VOTO CANTADO!

Vecino, vecina: otra vez quieren entregar territorio nacional y rionegrino, ésta vez al control de empresas y países que especulan con la megaminería contaminante. ¿Por qué nos movilizamos?

PORQUE:

  • Repetir la experiencia colonial –por más que la vistan de discurso “nacional y popular” – nos va a dejar peor. Entregar no es gobernar, por más que inventen cosméticas empresas provinciales, controles que no se pueden cumplir o comisiones.
  • No hay ejemplo en el mundo de desarrollo local basado en la simple extracción, cualquiera sea la actividad, y menos cuando arruina los suelos y las aguas. Pero los gobiernos (primero Saiz, luego Soria, ahora Weretilneck and the Pichettos) y sus técnicos juegan a ser Dios y afirman que es “inadmisible tirar” [sic] las aguas de nuestros ríos al mar.
  • La extorsión a la población de la Línea Sur (“elija: hambre o minería”) es inaceptable. La minería es una cuestión de TODOS, no es simplemente técnica o contable, es política y de ninguna manera es algo “local”.
  • Usan al estado para impulsar políticas fracasadas (iguales a las de las dictaduras y/o neoliberalismo/menemismo) que generan más pobrezas, contaminan, nos endeudan por generaciones y ponen en riesgo la soberanía y la justicia social.
  • El gobierno, actuando de facto como gerente de intereses privados, contrata expertos en maquillaje verde, a universitarios y ONGs subordinadas y menciona algo sobre “debates” y “consultas previas”…pero encima lo hace cuando ya es tarde, cuando ya tomó las decisiones.
  • Copian textualmente las campañas y los contenidos de las empresas interesadas. ¿Dudas sobre esto? Alcanza con ir a las fuentes: ¡son idénticas!
  • El gobierno se aferra, y abusa sin escrúpulos, de un antiguo código burgués europeo (“el pueblo no gobierna ni delibera sino a través de sus representantes”). Sus miembros, entonces, se instalan en la legislatura y las oficinas del ejecutivo interpretando que pueden hacer lo que quieren y que el único requisito es haber ganado elecciones. Será legal, pero muy pocas veces es legítimo. Es por eso que estamos en condiciones de adelantar que mañana jueves 7 de junio (o en la próxima sesión legislativa) van a votar a favor del saqueo y que van a poner en escena un simulacro de “debate” (parlamentario) lleno de ocurrencias improvisadas y palabras bonitas como “controles”, “ambiente”, “trabajo”y “progreso”. Es un voto cantado, previsible, patético.
  • Los gobiernos temen a la política y a la consulta popular, especialmente luego de ver los resultados de Esquel y ahora, casi 10 años más tarde, Loncopué. ¡Ocurre que apenas la población se informa RECHAZA la entrega y vota como votó, en ambos casos con más del 82%, contra el saqueo!

Por éstas y muchas razones más denunciamos la complicidad, la ignorancia o, con mucha suerte, la ingenuidad del gobierno nacional y el provincial, que quieren aplicar recetas que cuesta diferenciar de las que propone el Banco Mundial, el FMI, y todos los gobiernos neoliberales. De esta manera sólo se garantiza el ajuste estructural, la doctrina del shock y la dependencia colonial.

¡No a la megaminería contaminante, tampoco “estatal”, ¡NO a la creación de zonas de sacificio en Río Negro!

¿Qué parte de la palabra NO es la que no entienden?

Referencias:
http://orosucio2.blogspot.com.ar/2012/03/designan-gustavo- chenque-ferreyra-como.html
http://orosucio2.blogspot.com.ar/2012/05/que-grosso-rio-negro-terceriza-su.html
http://www.noalamina.org/

Fuente: No a la mina

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *