Grupo de Reflexión Rural Volver a la Tierra Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
Martes 25 de abril de 2017
Publicado por

Noticias

· 4 de noviembre a las 18:12hs

El replanteo de las condiciones de producción agraria

JUJUY LA ENTREVISTA A FERNANDO ROVELLI

18.10.13 Es especialista en energía renovable y medio ambiente. Integra el Grupo de Reflexión Rural de Jujuy, que organizó una charla debate denominada “Diálogos: Modelo productivo y alternativas desde la ecología”, en el centro cultural “Héctor Tizón”.

Por TATIANA SÁNCHEZ

fernando-rovelli

-¿Cuál fue el planteo en esta charla debate?

-Nuestro grupo viene desde hace muchos años bregando en Argentina por cambiar las condiciones productivas y la convivencia entre las personas. Hacemos un abordaje desde la ecología, porque pensamos que hoy estamos llegando a situaciones límites en la relación de los hombres con el planeta, es decir, los sistemas productivos actuales basados fundamentalmente en las grandes escalas, en las grandes empresas, los grandes negocios, en la industrialización exacerbada que nos están llevando a un callejón sin salida, donde ya las personas no consiguen una vida digna, respetable y feliz, y son arrojadas a estos modelos productivos a las márgenes de las ciudades.

Estos problemas que nos ocurren a nosotros también existen en otros países de Latinoamérica, fundamentalmente por un modelo de producción agraria que es el monocultivo de la soja transgénica que está avanzando más allá de los límites permitidos por cualquier tipo de legislación y por las mismas lógicas del sentido común.

Hoy tenemos un país arrasado por un monocultivo que llega ya a las 24 millones de hectáreas, es decir, en la Argentina en las últimas décadas y con la gestión gubernamental, nuestro país ha dejado de producir alimentos para las personas para producir alimentos para los cerdos y las gallinas de Europa y China. Producimos “commodities”, materia prima muy poco elaborada, que es exportada en un 90%, se está llevando la capa vegetal de nuestro suelo y el agua que son bienes comunes de todos los argentinos porque con cada tonelada de soja o maíz transgénico se va volumen orgánico de aquellas cosas que constituyen la vida. Esa es una de las gravísimas consecuencias que produce este modelo.

La otra consecuencia, es que este modelo de agronegocios está llevando a que ya no haya gente en el campo. Hoy Argentina es un país sin campesinos, un país donde había gente con tradición, historia y cultura arraigada a la tierra se ha ido arrojando a los márgenes pobres de las ciudades, quienes han tenido que cambiar su memoria, su cultura y su forma de vida. Este otro efecto repercute en otros aspecto fundamentales como la salud, la producción de transgénicos en el país está apoyada por un paquete tecnológico basado en los agroquímicos, es decir que estas producciones en principio con semillas modificadas genéticamente se sostiene luego con millones de litros de insecticidas y productos tóxicos y nocivos para la salud que se arrojan sobre los campos y la gente, con lo que estamos enfermando a nuestra población.

-¿Cómo vienen trabajando en Jujuy sobre estas condiciones?

-Nosotros venimos trabajando y pidiendo por un modelo de producción más amigable y respetuoso del ambiente, donde lo que hagamos sea producir alimentos para nuestra gente. Ese es el gran esfuerzo que hacemos.

Acá en nuestra provincia, que pareciera que el modelo productivo no está implantado ha hacho tremendos avances, fundamentalmente porque Jujuy es una provincia que ya tiene un monocultivo como lo es la caña de azúcar, que ocupa las mejores tierras de Jujuy para hacer azúcar y alcohol. Pero aparte de esto, tenemos otro avance que lo hemos podido comprobar en la zona de las Yungas, de Santa Bárbara, donde está despareciendo el bosque natural, están desapareciendo nuestras Yungas, y está avanzando el monocultivo sojero, es decir, que son signos de alarma que debemos tener en cuenta, porque estamos destruyendo el monto, y con el monte se van los animales, la vegetación se empobrece y en esa tierra arrasada empieza a crecer soja. Estamos generando un desierto verde también en Jujuy, donde se ven los primeros efectos como los incendios tan gravísimos que hemos tenido recientemente y son producto de la deforestación, agravada por el periodo de sequía que estamos viviendo.

El clima de la tierra está cambiando, y estamos recibiendo efectos directos de los rayos del sol, y eso acentúa las catástrofes climáticas.

-¿Existen modelos alternativos?

-Si, son posibles. La gente lo tiene que saber, pero estos modelos están fundamentalmente ligados a reinstalar una estructura agraria mucho más coherente y armoniosa y menos dañina. Hemos perdido la posibilidad de alimentarnos de nuestra propia tierra, nos estamos enfermando lentamente con sustancias que nos hacen daño a nosotros y a las futuras generaciones. Por eso estamos aquí para reflexionar que es posible recomponer nuestra relación con el ambiente.

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *