Grupo de Reflexión Rural Volver a la Tierra Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
Martes 16 de enero de 2018
Publicado por

Opinión

· 26 de julio a las 12:25hs

Las realidades colapsan y se desmoronan

Editorial del sábado 21 de julio de 2012 en el Programa Horizonte Sur

En los últimos años pareciera que las acciones sobre lo inmediato y el pensar en la coyuntura constituyera el accionar y las preocupaciones gubernamentales. El ejercicio de la política, incapaz de mirar más allá de los propios intereses partidarios o personales, rindió culto a la pura inmediatez hasta lo insensato. Nos hemos acostumbrado, de esa manera, a la total ausencia de un pensamiento estratégico mínimo, hemos renunciado al ejercicio tradicional de pensar y de prever las etapas próximas. Ahora, de pronto, el problema de gobernabilidad que provoca por una parte la crisis energética y por otra el conflicto con Moyano, parecieran instalar en los imaginarios políticos de muchos, a sucesivos y alternativos escenarios con los que se especula. Qué significan esos escenarios futuros que se imaginan, más allá de los naturales cálculos políticos, que hasta no hace mucho habrían sido denunciados por el oficialismo como destituyentes? Significan un modo de arribar a ciertos pensamientos estratégicos, aunque precarios, en este caso a través de la gambeta mezquina de las lealtades a las propias conveniencias y a los cálculos sórdidos acerca de cuánto tiempo más, habrá de tener cuerda y vigencia el actual statu quo. En realidad, lo que se abrió es la instancia de los cálculos electorales y las apuestas a lo viejo renovado con que se nos amenaza en ausencia de todo liderazgo nuevo que valga mencionar. Es inevitable que en estas situaciones veamos la inversión decidida tanto por Monsanto como por Syngenta en el provincia de Córdoba, ineludiblemente como una apuesta fuerte por uno de los posibles presidenciables, justamente el gobernador de esa provincia. Es penoso que las empresas sigan siendo electoras en esta falsa democracia, en que, vale aclarar que los corrillos políticos, cuando refieren a la necesidad de un gobierno serio, apuntan a un gerenciamiento que proporcione previsibilidad a esas empresas. De eso tratan en el fondo, las martingalas de nombres que suenan y se combinan en las mesas de la política bastarda, porque de eso trata la crisis actual en que los administradores de la cosa pública, llevados por la ineptitud o acaso por los desórdenes de corrupción, parecieran improvisar cada día las acciones de gobierno, mientras tratan de salir hacia delante y en tanto las realidades colapsan y se desmoronan.

Y a propósito de gobernadores, podríamos preguntarnos cómo juegan esos barones provinciales que parecen tener en sus personales escalafones de ascenso, llegar alguna vez a la rosada o en su defecto permanecer hasta el final en sus propias baronías. Juegan según sus mayores o menores posibilidades de sacar el pleno de la martingala, van por todo o se preocupan de que se les reconozca la suficiente fuerza o peligrosidad como para que el poder central no se meta en sus propios territorios. Esto significa que, cuando juegan afuera de su provincia, no necesariamente es para llegar o ganar la Presidencia, sino tan solo para preservar el propio dominio negociando con los que ganarían. De parte del Gobierno nacional por su parte, lo que tenemos en cambio es una especulación en sofrenar o alimentar las permanentes crisis provinciales instrumentando los recursos económicos que se manejan desde Economía. La reciente situación creada desde la Casa de Gobierno al Gobernador de la provincia de Buenos Aires, fue una buena prueba de ello. Las crisis económicas de las provincias se activan o desactivan según convenga a los que especulan con los monopolios del poder gerencial que detentan, y según la necesidad y urgencia de que el Gobernador de turno quede atrapado por sus conflictos provinciales.

Por último, algunas reflexiones acerca de quienes nos proponen reformular las leyes para modificar las realidades existentes. Lo que fuera el discurso de algunas ONG,  hoy lamentablemente se ha generalizado y son muchos los que están convencidos que obteniendo mejores leyes, saldremos del marasmo y de la inequidad en que vivimos, se olvidan que las leyes han sido siempre las consecuencias necesarias a nuevos ordenamientos políticos, que las leyes se corresponden a realidades que se transforman a fuerza de energía popular y de sacrificios, que las leyes son entonces las consecuencias de los cambios y no las que los desencadenan. Estos comentarios son también, a propósito de compañeros que han vuelto de las zonas de megaminería espantados de comprobar el modo en que las empresas se permiten ignorar las resoluciones de la Corte Suprema que por aquí a tantos entusiasma. Y por último y en relación a recientes declaraciones del Secretario de políticas económicas, Axel Kicillof, en que reconoce que la crisis económica internacional es una verdadera catástrofe mundial, digamos que, lo que a nosotros nos aterra no es precisamente la catástrofe que nos anuncia, sino que un personaje ignoto y elegido a capricho como ese, conduzca los destinos de este país en medio de la crisis planetaria en que vivimos. Nos comprometemos a hacer todo lo posible para que volvamos a tener un Proyecto de país, y para que, a diferencia de lo que vemos a diario, los posibles futuros escenarios políticos no sean pensados desde la perspectiva e interés de las Corporaciones transnacionales a cuyos ejecutivos se los reconoce como aliados naturales, sino en función del interés de nuestro Pueblo y de la grandeza de la Nación.

Jorge E. Rulli

1 comentario

  1. juan de dios romero

    ESTA ES TAMBIEN UNA “REALIDAD COLAPSADA”, EL “ABONO” TELEFONICO;EN TELEFONIA EL MANTENIMIENTO DE LA RED Y CASI TODOS LOS SUELDOS SE PAGAN CON SU “ABONO” Y SOBRA PLATA

    Hace muchos años, el servicio de telefonía no era medido, usted pagaba un abono mensual y se hablaba todo el tiempo que se necesitaba.- Excepto para llamadas de larga distancia, se pagaba un monto en función del tiempo que duraba la conferencia y previo a la misma uste le pedía a la operadora que le dé “tiempo e importe”, por lo cual se le comunicaba lo que había gastado, en pocos minutos luego de terminada la comunicación y en muchos casos casi de inmediato de finalizada.-

    Con el nacimiento del servicio automático de larga distancia se comenzó a pagar los montos que se registraban en los tasadores automáticos, que los había de dos tipos, los que medían cantidades de llamadas de su teléfono y los que medían cantidades de tiempo totales de la misma línea.-

    El “ABONO” como tal, fue entusiastamente aceptado con el inicio de la televisión por cable entonces usted con un pago fijo mensual tenía derecho a ver todo el tiempo que se le ocurriera, minutos u horas diarias, y el monto del abono era siempre el mismo. Pero la enorme receptividad de éste tipo de servicio de comunicaciones, lo era por un motivo que fue desapareciendo, el servicio de TV por Cable era SIN PUBLICIDAD, ahora con publicidad se ha desvirtuado la vigencia de aquel abono.-

    En éstos tiempos si se fija en la factura de teléfonos, casi siempre en la segunda hoja consta un rubro que se denomina “total de abonos” y tiene impreso un monto; en el caso es de $ 14,77. Ese monto lo debe usted pagar aunque no hable por teléfono y esta destinado a que el servicio este a su disposición, cosa extraña, ya que cuando usted solicita una línea paga un denominado cargo de interconexión al inicio, y la provisión e instalación del cableado interno de su edificio esta a su cargo o a cargo del consorcio, además el terminal telefónico lo debe comprar usted. Nunca escuché a ningún legislador o funcionario o ingeniero hablar de este tema y que sepa explicar el sentido de este pago sin causa, ya que la prestadora, que son sociedades anónimas, tienen a su cargo el mantenimiento de la línea y, pareciera que tal tarea la paga usted.-

    Si multiplicamos la suma que indico como abono, de acuerdo a casi 9.500.000 líneas fijas, en un mes, sin que nadie hable nunca en ese período la prestadora tiene un crédito a su favor de $ 140.315.000, lo que en mi opinión es un enriquecimiento sin causa y el tema se extiende mas allá si ese monto se da en el término de doce meses – es decir-un año, la cifra alcanza a la suma pesos 1.683.780.000.- aunque nadie hable nunca, ese crédito tiene la empresa y, aunque usted hable utilizando la línea todas esas llamadas se le facturarán aparte, con mas esa suma anual.-

    Escribo esto, cansado de escuchar hablar de la mentada sociedad del conocimiento y la información, tema en el que esto nunca se aborda, porque se trata en mi opinión de un despojo encubierto .-

    Ahora bien, lo invito a que se fije en el abono de su teléfono celular y a ese monto lo multiplique por mes y luego por doce meses. Y, además por 15.000.000 millones de líneas de usuarios, creo que recién entonces entonces usted comprenderá el porque de muchas cosas que nos suceden a partir de la suma de pequeñeces que, todos los días, de todos los meses, de toda nuestra vida dejamos pasar por ser “pequeñas” frente al maravilloso mundo tecnocrático en que por suerte usted esta inmerso.-

    Dr. Juan de Dios Romero
    Agosto de 2012-
    Buenos Aires.-
    juandediosromero@hotmail.com

    10 agosto, 2012 a las 12:26 pm · Responder

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *