Grupo de Reflexión Rural Volver a la Tierra Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
Jueves 21 de septiembre de 2017
Publicado por

Opinión

· 15 de septiembre a las 12:15hs

Los progresistas generadores seriales de fracasos políticos

Editorial del sábado 15 de septiembre de 2012 en el Programa Horizonte Sur

Frente a las movilizaciones del día jueves convocadas por la oposición a través de las redes sociales, creo que deberíamos recuperar las reflexiones y las conclusiones, que hemos venido generando hace ya mucho tiempo desde el GRR, en relación a la Argentina y a la matriz productiva del Agronegocio, implantada en los años noventa y cada vez más y más fortalecida. Se nos aplicó un modelo extractivista, agro exportador y totalmente acorde con las necesidades propias de la Globalización. Ese modelo nos ha colonizado a los intereses de los mercados globales en desmedro de nuestra Soberanía Alimentaria, de los patrimonios culturales de nuestros pueblos, y del poblamiento con arraigo de nuestros territorios. Como consecuencia de esas políticas de colonialidad, somos un país con una población gravemente conurbanizada, con importantes déficits alimentarios y con una economía de exportación que depende de pocas producciones y en especial de la economía china.

Tal como ha ocurrido en muchos otros lugares del Planeta, la implementación de estas políticas se produjo, desde las propias memorias y banderas populares, ahora vaciadas de sus antiguos contenidos transformadores y libertarios, para servir como ropajes vacíos a los nuevos propósitos de la Globalización. En la Argentina, ese rol de tergiversar el pasado, lo ha cumplido el peronismo, mejor dicho, ciertas versiones del antiguo peronismo, ahora en manos de conversos y corruptos, expertos en una versión aggiornada, edulcorada y modernizante de lo que alguna vez fue el Peronismo. Lo que se ha producido, en particular a partir de las experiencias con que volvieron muchos militantes, exiliados durante años en el hermano pueblo mexicano, es un fenómeno que llamamos del PRI Peronismo, y que ha logrado aunar las experiencias de la revolución mejicana congelada por el PRI con los símbolos de lo que fuera el Peronismo en la Argentina, ahora vaciado de los sentidos que durante años lo caracterizara. El producto es lo que se denomina lo nacional y popular nac and pop, o sea el Néstornauta, ahora casado con Monsanto y con la Barrick. Si uno le añade al engendro, las referencias históricas a la Tendencia revolucionaria de los años setenta, las prácticas de financiamiento internacional de llevar la guerra contra la pobreza y el asistencialismo generalizado, más un poco de mega minería, bastante de responsabilidad social empresarial y mucha, pero mucha Biotecnología, estaríamos describiendo este nuevo fenómeno político de un progresismo Ka PRI peronista, que suele transmitir sus relatos y sus comentarios casi a diario por la cadena nacional.
Que ese sector privado de todo propósito de cambiar el mundo y carente de sacralidad en su accionar político cotidiano, haya devenido en un grupo que lucha por el puro poder, también lo hemos repetido. Ser oficialista es en ese sentido, algo así como una asociación con claros fines de lucro, una corporación que permite tener cargos y ser parte del gerenciamiento empresarial de la Argentina, incluyendo todos sus enormes privilegios, entre ellos el de hacer negocios con las influencias del poder y con las tierras públicas, o acaso vivir como tantos miles de activistas, a expensas de la guerra a la pobreza, lo cual significa que la pobreza no debería desaparecer puesto que de ocurrir se quedarían sin empleo. Pero llevar la guerra contra la pobreza, significa además, que no se es pobre ni se piensa serlo de manera alguna… Tanto cómo cuando se respalda como ahora se hace, el relato a los pueblos originarios, significa que NO se es indio ni mestizo, sino quizá boer o acaso sudafricano o lo que fuere.

Si se repasan las memorias de este sector clasemediero de tendencia progresista, y decimos progresista, en un sentido altamente despectivo, se comprenderán ciertos estilos que se basan en concentrar una y otra vez, la atención de la opinión pública en temas accesorios y distractivos, tanto como en inventar enemigos, crear falsas contradicciones y vivir en la permanente adrenalina de las confrontaciones de todo tipo, particularmente las más banales… Hay en ello, un poco de vicios de clase, mucho de manuales marxistas mal comprendidos, una cierta épica autoritaria de sus prácticas pasadas, algunos pensamientos peronianos apenas superficiales, y un poquito de la lógica perversa de inventarse enemigos para darse ánimos y justificar los actuales privilegios. La pelea con la oposición que no quiere pelea, sería en todo caso, por ver quién conduce la Gerencia de la empresa en que han convertido a la Argentina. Tanto Monsanto como la Barrick no están en discusión de manera alguna, por el grueso de la partidocracia, y en realidad ni la gerencia política de la Argentina, se encuentra realmente en disputa, ya que parece que el grueso de la oposición acepta el actual statu quo, estatus que implica separar la política de la matriz productiva y de sus consecuencias, a la vez que aceptar que una mayoría transitoria decida cambios fundamentales que afectarán decididamente a los argentinos que aun no nacieron. En realidad, nadie le discute, al menos seriamente, a Cristina su lugar y su conducción de las nuevas Colonialidades, sino que pareciera que eso lo logra tan sólo ella misma, que ha entrado en una fase aguda de manejo discrecional y de generalizados recelos autodestructivos. De hecho, la oposición resulta cómplice del sistema. Los conflictos con algunos medios son relativos a intereses de poder en la medida en que no se arriesgue la estabilidad del proceso creciente de sojización y de subordinación a Monsanto, que respaldan todos ellos con unanimidad.
Lo que resulta evidente es que en los últimos meses la misma Presidente ha venido fogoneando empecinadamente la reacción de un sector de las clases medias, para ello no han faltado provocaciones, mojadas de orejas, medidas punitivas para sacarla de quicio y amenazas diversas. El tema de la AFIP y el de los dólares turistas que afectan solo a la pequeñoburguesía, es notorio… El Gobierno se respalda en los grandes oligarcas como Elstain así como en los indigentes subsidiados, mientras se burla de los sectores medios… ¿Es una estrategia, es la naturaleza del escorpión, son los vicios de la memoria montoneril? ¿Acaso es una especie de chavismo rioplantense tal como se dice por allí, un modo desestabilizante de vender un discurso socialista mientras se vive abasteciendo a los mercados globales según el dictado de las Corporaciones? La verdad es que es difícil saberlo… Lo que sorprende ahora es que la masividad de la respuesta por parte de los sectores medios, haya sido tan pacífica, que haya sido tan vasta y tan generalizada… y en especial que haya evitado caer en consignas desmesuradas o notoriamente antinacionales… que hubiesen sido francamente funcionales a la estrategia de la provocación. Vemos una foto de unas marchas antichavistas en Caracas, en que un grupo de manifestantes llevan una pancarta que dice: preferimos que al petróleo lo tengan los gringos a que lo tenga Chávez! Justamente a eso me refiero, y por suerte no se ha llegado en la Argentina a esos extravíos del interés nacional, ni a ese extremos de la confrontación, cosa que habría sido maravillosamente funcional al progresismo, aunque en grave desmedro de la conciencia y de la unidad nacional.

Dada esta situación, y considerando que la respuesta popular no cayó en las trampas previsibles, si yo estuviera en el Gobierno me preocuparía y mucho. Cómo no lo estoy y trato tan sólo de comprender aquello que ocurre, me digo que semejante movilización generará algunos frutos a corto mediano plazo. Me pregunto cuáles serán y pondría atención al abundante oportunismo reinante en las cortes oficiales que, en estos momentos están tomando nota, que una etapa amenaza llegar a su fin… Algunas declaraciones recientes de funcionarios, simplemente son expresión de la extrema soberbia malherida y del fracaso de políticas sectarias y excluyentes, que los manifestantes estaban bien vestidos o que les preocupa más Miami que la propia Argentina, suena a manifestación de lo que se deseaba y no se pudo lograr. Si a los otros les preocupaba más el valor del dólar que otros temas, ellos pasaban naturalmente a ser lo nacional y popular tal como se lo proponen, en el colmo de lo hipocresía. Por suerte no lo lograron, pero insistirán… Necesitan dividir al país en bandos convencionales y artificiosos, como en la época de la Crisis del campo. Necesitan dividir al país en bandos que no expresen los verdaderos intereses en juego y como en una pesadilla continúan repitiendo los desaciertos que llevaron adelante frente al Perón de los años setenta, el Perón que entonces no pudieron comprender y que por ello mismo, ahora han logrado borrar de los imaginarios colectivos…Porque el desafío continúa siendo para todos nosotros el de construir un Proyecto Nacional y se niegan a ello bajo intereses y argumentos que llenan de vergüenza.

Reitero, se buscó empecinadamente la confrontación, se hizo todo lo posible para generar el rechazo que vivimos, se supone que lo que se buscaba no era el tipo de manifestación pacífica que vimos sino otra cosa, para la que se venían preparando con las barras bravas y el Vatayon carcelario. Y queda ahora expuesta de manera notable y pública, la fragilidad de una conducción gerencial. Su inexcusable impericia y el que todo el armado gira sobre los hombros de una sola persona que necesita ser reelecta para siempre porque carecerían de otro candidato. Lo expresa a lo largo de todo el mundo la prensa internacional. Que a ellos los progresistas no les importe, refiere más a un autismo político que a una falta de inteligencia. Veo en algún boletín oficialista un dibujo que expone que una cacerola resulta imposible de hacer pasar por la boca de una urna en que solo pasaría un sobre con el voto. Flaco consuelo para quienes alguna vez tuvieron sueños que iban más allá de un mero acto electoral, penoso alivio para quienes alguna vez ensalzaron los cacerolazos en épocas de De la Rua. Supongo que en las sedes de las Corporaciones transnacionales están tomando nota de lo que ocurrió en la Argentina y eso les preocupa mucho a los nuevos gerentes vestidos con los gastados ropajes del neoperonismo.

No hay sin embargo un peligro inminente para el progresismo en el Gobierno, dado que la movilización carece de líderes… podrán todavía organizar contramarchas con la Cámpora como si ello fuera un conjuro que permitiera hacer desaparecer la protesta generalizada. Podrán continuar con los trámites reeleccionistas y continuar diseñando una argentina fragmentaria, plurisexual y multiétnica… Pero, por cuánto tiempo? Una etapa terminó y otra comienza. La batalla política en la Argentina se da en el seno de los sectores medios, en la conciencia histórica que tengan de lo nacional y en la posibilidad que respalden procesos amplios y patrióticos, como los que intentó Perón en los años setenta. Los actuales falsos nac and pop trataron de generar una movilización neoliberal para quedarse dueños de la antinomia jauretchina. Pero, por torpes o acaso por una inteligencia generalizada en la gente misma, la maniobra no les salió como deseaban. Se propusieron recrear una falsa antinomia Braden o Perón, pero no lo lograron… Los progresistas son generadores seriales de fracasos políticos y han fracasado una vez más. Nosotros, seguiremos nuestra pelea por construir un Proyecto de país para todos los argentinos, no tenemos otras opciones sino las que surgen de la Cultura y de la historia. Es el mandato heredado que debemos llevar adelante.

Jorge E. Rulli

4 comentarios

  1. Aldo

    Que tristeza me produce leer comentarios tan desacertados sobre esa movilización escritos por una persona como Jorge Rulli, a quién admiro mucho y tengo como un ejemplo de militante peronista, protagonista de tantas luchas. Coincido con muchas de sus críticas al modo de producción capitalista y a los agronegocios, sigo mucho la página web del GRR pero no comparto las críticas al gobierno actual porque en realidad son una crítica negativa hacia la política como praxis y a la democracia como regímen político. No subestime al voto de la mayoría que eligió este gobierno y no sobrestime una convocatoria de ciudadanos disconformes porque es un arte muy difícil el de gobernar y muy fácil el de los que critican pero no proponen nada, como pasó en esa movilización. No se deje confundir por las imagenes de TN que mostraban una movilización pacifista, había personas con mensajes muy agresivos y carteles con mensajes bastantes violentos. No puedo entender que un peronista critique el voto del pueblo y elogie una marcha donde participaron defensores de una dictadura que padeció su generación. No piense que soy un fanático kirchnerista, le vuelvo a repetir que comparto sus comentarios sobre el modelo de producción pero prefiero ejercer mi pensamiento crítico dentro del espacio de lo que usted considera desacertadamente como pri peronismo

    17 septiembre, 2012 a las 9:27 pm · Responder
  2. Jorge Eduardo Rulli

    Hemos vuelto al 73 y como entonces, la distancia vuelve a ser entre la Política y el sectarismo faccioso que hoy conlleva la rendición al modelo de Globalización y de Colonialidad… Estamos entre las opciones de construir un Proyecto Nacional y un progresismo decadente que nos ofrece una modernidad tardía y que enfatiza la Diversidad porque es incapaz de comprender la Alteridad… Hablan de originarios y la ONU no hace más que llamarles la atención por la postergación de los pobres indios a los que usan para el puro relato progresista… Esto poco tiene que ver con el Peronismo que fue, sino con los traidores, entristas y arribistas de los años setenta, radicalizados entonces debido al paradigma cubano dominante, y hoy personeros abiertos y desvergonzados de las Corporaciones transnacionales… No en mi nombre… No en mi nombre… No en mi nombre… No en mi nombre.

    20 septiembre, 2012 a las 12:14 pm · Responder
    • Aldo Garzón

      Jorge, lo que escribiste es lo más lúcido que he encontrado sobre lo que pasó el 13 de septiembre y sobre la verdadera cara del sistema apañado por esta clase política. Estoy COMPLETAMENTE de acuerdo. Tu discurso no tiene fisuras. Y viene de alguien que puso el cuerpo por sus ideas.
      Un gran abrazo de un compañero peronista (de Perón).

      22 septiembre, 2012 a las 3:24 pm · Responder
  3. Daniel

    Jorge antes que nada me sorprendio el portal de noticias, muy completo incluso con testimonios grabados; realmente te abre la cabeza en muchas cosas que uno no tiene en cuenta o quizas las subestima. Como antiguo militante trotkysta coincido con vos en algunas de tus posturas, pero disiento totalmente en otras. No se realmente si el Peron de los 70 era tan bueno, acordate que nos dejo un Lopez Rega, una Isabelita, una juventud sindical, muuuchos burocratas sindicales, yo personalmente luche ( sindicalmente) contra Zanola, hoy felizmente encarcelado, como muchos de los represores juzgados y encarcelados, que se lo debemos a éste gobierno. creo que algunas cosas hay que reconocerles y muchas otras criticarlas. Un ab razo. Daniel

    26 septiembre, 2012 a las 11:00 pm · Responder

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *