Grupo de Reflexión Rural Volver a la Tierra Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
Martes 16 de enero de 2018
Publicado por

Audios

· 19 de agosto a las 11:27hs

Programa Horizonte Sur – 17 de agosto de 2013

Con Jorge Rulli, Maximiliano Mendoza y Gabo Muzykanski. Acerca del simulacro de las últimas elecciones primarias. Charla con Alberto Acosta de Ecuador. Charla con Agustin Poma desde Salta.

Producción Bernardo Elffman.

Colaborá con la producción del programa, conocé el Club de Amigos de Horizonte Sur

2 comentarios

  1. Juan de Dios Romero

    REPRODUZCO

    La anarquía que viene

    Título: La anarquía que viene
    Autor: Robert D Kaplan
    Reseña hecha por : Iván Marcos @ivanmarcos
    Los acontecimientos de las últimas semanas en algunos países del mundo árabe podían haber servido perfectamente para el título del presente libro. Y es que el mundo de hoy en día no navega solamente en una crisis económica que asola una gran parte del globo. El Planeta que hoy conocemos interconectado y global es un cocktail constituido por cada vez más desigualdades sociales, una pobreza extrema que asola a miles de millones de seres humanos y una juventud asolada por el desempleo y con pocas perspectivas de futuro.Todo ello , regido por una corrupción extrema de una clase política inepta y en manos de los intereses de las grandes corporaciones y de la banca. Estas y algunas características podrían añadirse como algunos de los detonantes de lo que ha pasado estas semanas en el mundo árabe y en España desde el 15M. Son sin duda algunas de las semillas de una inestabilidad y anarquía que van a estar presentes durante las próximas décadas del presente siglo.
    Robert D Kaplan es un autor que no suele hablar de oídas, no es de esos que se basan en leer simplemente libros o informes. El autor norteamericano sigue una estela que se aleja totalmente de la de tertulianos y analistas geopolíticos que invaden los medios de comunicación tradicionales. Kaplan sigue la vieja escuela de los reporteros, de los antiguos viajeros que ven, sienten y viven con una mochila al hombro . Reporteros de raza viviendo la calle en sociedades menos favorecidas , así es como consiguen entender la causa de muchos de los acontecimientos pasados, presentes y futuros. Una escuela de reporteros-corresponsales que cada vez abunda menos en unos medios que ayudan a idiotizar a una sociedad muchas veces anestesiada.
    Se trata de un libro polémico, quizá en algunos momentos pueda parecer politicamente incorrecto. Cuestiones como ¿ Es la democracia el mejor sistema de gobierno en el Tercer mundo? ¿ Es beneficiosa la guerra en algunos sentidos? Con agresivas preguntas de ese estilo nos plantea como casi siempre han fracasado los planes de implantar democracias ( o dedocracias) en el tercer mundo. En base a numerosos ejemplos reales se nos muestra como han sido los resultados con estos pseudodemócratas y con los tiranos anteriores. Por otro lado y por primera vez en los libros de Kaplan descubro a ratos un fuerte sentimiento del prepotente y arrogante imperialismo norteamericano.
    Y es que los programas y estrategias diseñadas en lujosos y confortables despachos de Europa o Estados Unidos pierden toda lógica y sentido cuando son aplicados en países del tercer mundo. El caos o la ineficacia va ligado a factores como que en los trópicos y en el África subsahariana la vida discurre de otra forma. Son otros tempos y normas los que marcan la vida en estos lugares, unas formas alejadas millones de años luz de las confortables sociedades de Occidente. Lugares del tercer mundo donde el analfabetismo afecta a una gran parte de la población y donde no se puede explicar de un día para otro palabras o hábitos que nunca se han oido y que vienen de muy lejos.
    Países con una ausencia total de estructuras como las que rigen nuestras vidas en Occidente, paises con un ejército ávido de poder y con unos señores de la guerra perfectamente conectados con los intereses de las corporaciones y los bancos internacionales . Son siemplemente algunas muestras de que el mundo REAL nunca funciona con la regla de que 1+1 son dos. Mientras que Europa o Estados Unidos llevan décadas con una sociedad basada en democracias relativamente estables ( esto llevaría a debatir largo y tendido) en muchos países de África o Asia la población apenas distingue una realidad de la otra. En estos convulsos territorios los gobernantes y el destino de sus gentes depende poco o nada de las urnas y más de los golpes de estado o de los intereses de las potencias y las corporaciones multinacionales.
    Y al hablar de realidades en lugares como Etiopía, Sudán, el Congo, Sierra Leona o Camboya hablamos de sociedades destrozadas con millones de muertos . Conflictos que no siempre aparecen en los telediarios, conflictos olvidados por medios de comunicación controldos por lobbies de poder económico. Y en esos lugares nos encontramos con sociedades llenas de injusticias y con tensiones geopolíticas que parecen no tener fin. En ciertos países nada se rige por los valores predispuestos en las Contituciones de las antiguas colonias occidentales, y eso es algo que muchas veces saben mejor los viajeros que los burócratas. Otro de los grandes detonantes del caos del tercer mundo es que en buena parte de esos lugares ni siquiera las fronteras tienen una lógica o el más mínimo sentido. Geografías heredadas de épocas coloniales que muestran países hechos con tiralíneas. Todo ello ha provocado que las diferencias étnicas y religiosas sigan siendo el caldo de cultivo para los conflictos del mañana.
    Lugares más regidos por carácteres tribales que nacionales, como son las realidades de los países africanos , del triángulo formado por Irán, Turquia o Irak con la apátrida población kurda, las regiones del Cáucaso con su choque de etnias, religiones y fronteras. Todos esos enclaves son parte de los conflictos y tensiones que marcaran un siglo XXI que apenas acaba de comenzar. Muchos pensaban que la caida del muro de Berlín y del bloque del Este iba a sembrar el mundo de una paz próspera y capitalista que nos llevaría a a un mundo feliz de consumo y de libre mercado. Pero en tan solo dos décadas nos hemos visto con enormes contradicciones como que la dictadura china navegue como referente en el libre mercado y la pseudo democracia rusa se tambalea entre el poder y la corrupción extrema de una clase política títere de los intereses de los grandes conglomerados mafiosos.
    Ya hemos visto como dictadores con el beneplácito de Occidente ( Egipto, Arabia Saudi entre otros ) han gobernado durante décadas con completa impunidad, y como otros regímenes votados o aceptados por el pueblo suelen ser derrocados si las fichas del tablero económico, geo-estratégico o político no concuerdan con los intereses de quien de verdad gobierna el mundo: Un sistema trasnacional e invisible que corresponde al color del dinero y la corrupción. Un sistema injusto y cruel con miles de millones de seres humanos que deambulan entre la pobreza y la muerte

    12 septiembre, 2013 a las 2:12 pm · Responder
  2. Juan de Dios Romero

    REPRODUZCO

    La anarquía que viene

    Título: La anarquía que viene
    Autor: Robert D Kaplan
    Reseña hecha por : Iván Marcos @ivanmarcos
    Los acontecimientos de las últimas semanas en algunos países del mundo árabe podían haber servido perfectamente para el título del presente libro. Y es que el mundo de hoy en día no navega solamente en una crisis económica que asola una gran parte del globo. El Planeta que hoy conocemos interconectado y global es un cocktail constituido por cada vez más desigualdades sociales, una pobreza extrema que asola a miles de millones de seres humanos y una juventud asolada por el desempleo y con pocas perspectivas de futuro.Todo ello , regido por una corrupción extrema de una clase política inepta y en manos de los intereses de las grandes corporaciones y de la banca. Estas y algunas características podrían añadirse como algunos de los detonantes de lo que ha pasado estas semanas en el mundo árabe y en España desde el 15M. Son sin duda algunas de las semillas de una inestabilidad y anarquía que van a estar presentes durante las próximas décadas del presente siglo.
    Robert D Kaplan es un autor que no suele hablar de oídas, no es de esos que se basan en leer simplemente libros o informes. El autor norteamericano sigue una estela que se aleja totalmente de la de tertulianos y analistas geopolíticos que invaden los medios de comunicación tradicionales. Kaplan sigue la vieja escuela de los reporteros, de los antiguos viajeros que ven, sienten y viven con una mochila al hombro . Reporteros de raza viviendo la calle en sociedades menos favorecidas , así es como consiguen entender la causa de muchos de los acontecimientos pasados, presentes y futuros. Una escuela de reporteros-corresponsales que cada vez abunda menos en unos medios que ayudan a idiotizar a una sociedad muchas veces anestesiada.
    Se trata de un libro polémico, quizá en algunos momentos pueda parecer politicamente incorrecto. Cuestiones como ¿ Es la democracia el mejor sistema de gobierno en el Tercer mundo? ¿ Es beneficiosa la guerra en algunos sentidos? Con agresivas preguntas de ese estilo nos plantea como casi siempre han fracasado los planes de implantar democracias ( o dedocracias) en el tercer mundo. En base a numerosos ejemplos reales se nos muestra como han sido los resultados con estos pseudodemócratas y con los tiranos anteriores. Por otro lado y por primera vez en los libros de Kaplan descubro a ratos un fuerte sentimiento del prepotente y arrogante imperialismo norteamericano.
    Y es que los programas y estrategias diseñadas en lujosos y confortables despachos de Europa o Estados Unidos pierden toda lógica y sentido cuando son aplicados en países del tercer mundo. El caos o la ineficacia va ligado a factores como que en los trópicos y en el África subsahariana la vida discurre de otra forma. Son otros tempos y normas los que marcan la vida en estos lugares, unas formas alejadas millones de años luz de las confortables sociedades de Occidente. Lugares del tercer mundo donde el analfabetismo afecta a una gran parte de la población y donde no se puede explicar de un día para otro palabras o hábitos que nunca se han oido y que vienen de muy lejos.
    Países con una ausencia total de estructuras como las que rigen nuestras vidas en Occidente, paises con un ejército ávido de poder y con unos señores de la guerra perfectamente conectados con los intereses de las corporaciones y los bancos internacionales . Son siemplemente algunas muestras de que el mundo REAL nunca funciona con la regla de que 1+1 son dos. Mientras que Europa o Estados Unidos llevan décadas con una sociedad basada en democracias relativamente estables ( esto llevaría a debatir largo y tendido) en muchos países de África o Asia la población apenas distingue una realidad de la otra. En estos convulsos territorios los gobernantes y el destino de sus gentes depende poco o nada de las urnas y más de los golpes de estado o de los intereses de las potencias y las corporaciones multinacionales.
    Y al hablar de realidades en lugares como Etiopía, Sudán, el Congo, Sierra Leona o Camboya hablamos de sociedades destrozadas con millones de muertos . Conflictos que no siempre aparecen en los telediarios, conflictos olvidados por medios de comunicación controldos por lobbies de poder económico. Y en esos lugares nos encontramos con sociedades llenas de injusticias y con tensiones geopolíticas que parecen no tener fin. En ciertos países nada se rige por los valores predispuestos en las Contituciones de las antiguas colonias occidentales, y eso es algo que muchas veces saben mejor los viajeros que los burócratas. Otro de los grandes detonantes del caos del tercer mundo es que en buena parte de esos lugares ni siquiera las fronteras tienen una lógica o el más mínimo sentido. Geografías heredadas de épocas coloniales que muestran países hechos con tiralíneas. Todo ello ha provocado que las diferencias étnicas y religiosas sigan siendo el caldo de cultivo para los conflictos del mañana.
    Lugares más regidos por carácteres tribales que nacionales, como son las realidades de los países africanos , del triángulo formado por Irán, Turquia o Irak con la apátrida población kurda, las regiones del Cáucaso con su choque de etnias, religiones y fronteras. Todos esos enclaves son parte de los conflictos y tensiones que marcaran un siglo XXI que apenas acaba de comenzar. Muchos pensaban que la caida del muro de Berlín y del bloque del Este iba a sembrar el mundo de una paz próspera y capitalista que nos llevaría a a un mundo feliz de consumo y de libre mercado. Pero en tan solo dos décadas nos hemos visto con enormes contradicciones como que la dictadura china navegue como referente en el libre mercado y la pseudo democracia rusa se tambalea entre el poder y la corrupción extrema de una clase política títere de los intereses de los grandes conglomerados mafiosos.
    Ya hemos visto como dictadores con el beneplácito de Occidente ( Egipto, Arabia Saudi entre otros ) han gobernado durante décadas con completa impunidad, y como otros regímenes votados o aceptados por el pueblo suelen ser derrocados si las fichas del tablero económico, geo-estratégico o político no concuerdan con los intereses de quien de verdad gobierna el mundo: Un sistema trasnacional e invisible que corresponde al color del dinero y la corrupción. Un sistema injusto y cruel con miles de millones de seres humanos que deambulan entre la pobreza y la muerte

    12 septiembre, 2013 a las 2:12 pm · Responder

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *