Grupo de Reflexión Rural Volver a la Tierra Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
Martes 21 de noviembre de 2017
Publicado por

Opinión

· 10 de mayo a las 20:44hs

Prisionera de sí misma

Se va sin comprender qué es lo que le ocurrió. La echan pero no se lleva siquiera conciencia de sus horribles crímenes, porque los que la hostigan no son mejores y porque con ellos comparte en espejo un Universo de creencias y fetichismos atados a la idea de Progreso y de modernidades tardías y coloniales.

Pobre Dilma, con su pasado a cuestas de revolucionaria leninista, con sus heridas y sus pesadillas que podríamos imaginar, prisionera no ya de los esbirros de la dictadura que alguna vez la torturaron, porque ahora es ella el poder supremo de la gran potencia sudamericana, sino prisionera de sí misma, de su empecinamiento y también, de sus convicciones marxistas obsoletas y atadas a la supuesta necesidad de impulsar el desarrollo Capitalista no importa el precio en pueblos y en Culturas que haya que pagar, porque es necesario sacarlos del atraso, aunque no quieran.

Es lo que aprendió alguna vez en la vieja URSS y en la Cuba de Fidel, y aunque sean experiencias penosamente fracasadas, ella persiste en cumplir aquel viejo mandato.

El comentario de Jorge Rulli, sobre la nota original:

Hacen con vos lo que vos hiciste con nosotros, pero ni así, Dilma…

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *