Grupo de Reflexión Rural Volver a la Tierra Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
Jueves 20 de julio de 2017
Publicado por

Noticias

· 7 de diciembre a las 09:50hs

Para que la carne de cerdo deje de ser tan afrodisíaca como dijo Cristina. Ahora será todo lo contrario...

Polémica medida de Domínguez antes de irse

CAMBIO EN UNA NORMA

Por MATÍAS LONGONI

Horas antes de dejar su cargo, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, puso fin al estatus que ponía a la Argentina como país libre de promotores de crecimiento para la producción de carne. A pedido de productores de porcinos, habilitó un fármaco que permitiría incrementar hasta 5% la producción de carne de cerdo, la Ractopamina.

Agricultura modificó la resolución 148, del 5 de abril de 2006. Aquella norma había dispuesto la prohibición “en todo el territorio nacional de productos veterinarios indicados como promotores del crecimiento”. Esto es, anabólicos u otro tipo de sustancia. En Estados Unidos este tipo de productos son de uso frecuente. Pero la Unión Europea los resiste.

Según Juan Uceli, de la Asociación de Productores de Porcinos, la Ractopamina (el único promotor permitido a partir de esta resolución) no es una hormona tradicional sino un medicamento que permite, mezclado con el alimento balanceado, incrementar hasta 5% la producción de carne en cerdos. Se utiliza en EE.UU., Brasil y muchos países productores, pero está prohibida en China y Europa.

“Las razones son comerciales”, aclaró Uceli, quien enfatizó que el producto no implica ningún riesgo para los consumidores de esa carne y prometió un exigente programa de trazabilidad, para evitar -entre otras cosas– que la Ractopamina sea utilizada para el engorde de otras especies animales.

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *