Grupo de Reflexión Rural Volver a la Tierra Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
Viernes 24 de marzo de 2017
Publicado por

Opinión

· 29 de abril a las 13:15hs

Peronismo, cuentas pendientes (extracto)

Tomado del libro Peronismo, cuentas pendientes, libro todavía inédito.

Nuestra dirigencia continúa posicionándose ante el mundo con los mismos discursos de treinta años atrás.

Es normal que en la vida tratemos de enfrentar los nuevos problemas con los equipos mentales y con las armas con que enfrentamos a los anteriores. Pero también está en nuestra naturaleza que las nuevas amenazas nos despierten mecanismos de innovación que lleven a producir cambios en los paradigmas y por lo tanto en las conductas. En política esta ley de la evolución y de la adecuación de lo humano a sus circunstancias, suele oponerse a la indolencia mental de los que conducen, que, muchas veces prefieren continuar utilizando los viejos equipos de ideas al riesgo inevitable que implica siempre cambiarlos por otros nuevos y aún no experimentados. Esas tensiones entre lo viejos criterios y los nuevos, se tornan más agudas en los momentos en que pareciera que el tiempo se acelera y en especial cuando dominan ideologías cerradas que como el marxismo vulgar, inhiben la generación de nuevos pensamientos. No son temas menores, estamos refiriéndonos a las causas que suelen desencadenar enormes fracasos colectivos.

Es el caso que hemos abordado repetidamente, de cómo la dirigencia política en la Argentina se posiciona frente a la Globalización y de sus discursos y justificaciones. Por pereza intelectual o acaso por la medrosidad a que los conduce un pensamiento mecanicista y la falta de hábitos de diálogo y de reflexión, enfrentan las nuevas circunstancias y relaciones planetarias con los mismos sistemas de ideas y hasta con el mismo repertorio de consignas que empleaban en las épocas de las luchas contra el imperialismo, durante la primera mitad del siglo XX… Convencidos que todo es más de lo mismo, no consideran necesario cambiar las miradas… El resultado es desastroso y complejiza hasta lo infinito el escenario de la política y de las nuevas sumisiones coloniales, dado que, nos encontramos con que en el siglo XXI se puede ser antiimperialista en la mejor tradición de las izquierdas progresistas del siglo anterior y a la vez compartir los presupuestos básicos en que se apoya el sistema del capitalismo global y mantener simultáneamente, excelentes relaciones con las empresas transnacionales.

El sabio Gottfried Leibniz dijo alguna vez, a principios del siglo XVIII, que la política es el arte de lo posible. Juan Perón, en su obra Conducción Política del año 1952, añade que: “La conducción política es todo un arte, y ese arte está regido por princi¬pios, como todas las artes. Si no tuviera principios no sería un arte, así como una ciencia que no tiene leyes tampoco es una ciencia. La diferencia que hay entre la ciencia y el arte consiste en que la ciencia se rige por leyes, leyes que dicen que a las mismas causas obedecen los mismos efectos, y el arte se rige por principios que son comunes en su enunciación, pero que son infinita¬mente variables en su aplicación, y ahí está la dificultad del arte, porque el arte no presupone solamente la aplicación de leyes, sino también la aplica¬ción de principios en los cuales la creación representa el ochenta por ciento del fenómeno, y la creación no es producto de una técnica. La creación es producto de una inspiración que los hombres tienen o no tienen”.

Cuando quienes conducen la política son incompetentes, resentidos, van detrás de sus propios intereses u olvidan el profundo sentido de patriotismo que deberían inspirar todas las acciones de gobierno, están olvidando los principios que rigen el arte de la política y están asegurando su próximo e inevitable fracaso. No todos han nacido para la conducción y menos aún se han formado para ejercerla, cultivando el método respectivo. Si los argentinos persistimos en olvidar las penosas experiencias de las que venimos, y nos empeñamos en confundir a hombres improvisados y venales como conductores, continuaremos tropezando en la misma piedra, a la vez que asegurando el fracaso de todo proyecto de cambio. Entiendo que es lo que nos está ocurriendo. No sólo se han olvidado hace mucho las banderas de Soberanía política e independencia económica, a las que ya ni siquiera se mencionan y que guiaran el resurgimiento de nuestro país en otras épocas, sino que, bajo la cobertura de miradas liberales y supuestamente progresistas, se enaltecen y promocionan, nuevas dependencias a tecnologías y modelos de exportación que remachan las cadenas de la dependencia.

1 comentario

  1. juan de dios romero

    De YPF a “Teléfonos del Estado” y Complejo Electrónico

    Cuando hubo que vencer las distancias en la gestión petrolera, YPF diseñó y habilitó dos sistemas de radio enlaces, Buenos Aires – Pico Truncado y Buenos Aires – Campo Durán.-

    Estos sistemas dedicados a portar señales de radio se utilizaron para enlazar las plantas de extracción con los centros de gestión de la red, siguiendo la línea de los ductos.-

    Los radio enlaces son sistemas de transporte de señal en los que el desvanecimiento de las señales (por el clima, las distancias, los follajes, los cursos de agua, las fuertes diferencias de temperaturas entre el día y la noche y, otros factores) se pueden salvar con la instalación de repetidoras, cuyo propósito es restaurar las señales a los niveles de origen en frecuencias, potencias y modulaciones).-

    También, estas repetidoras se instalaban en distancias entre si que podían entonces variar entre los 10 a los 30 kilómetros – de acuerdo a la tecnología de la época- y se trataba de instalarlas en centros urbanos o en sus cercanías para facilitar los trabajos de mantenimiento preventivo o correctivo del sistema y, de ser necesario, en esos centros urbanos, -algunos eran capitales provinciales- era posible introducir señales al radio enlace a partir de la estación repetidora o extraer señales de ellas, en ambos casos para uso de YPF y otras necesidades locales. De esta forma se llego a tipificar a las repetidoras como pasivas –-“Back to Back”- (solo para repetir señal) o activas (para repetir señales y para también inyectar o derivar las mismas, total o parcialmente).-

    Con estas formas de una red dedicada, en principio a la gestión del petróleo y luego del gas, -que unía el país como una espina dorsal del norte al sur- se construyó un sistema enorme de radiocomunicaciones que fue la base de un crecimiento posterior.-

    Las comunicaciones internacionales de YPF, como también las de Teléfonos del Estado, se cursaban por medio de dos empresas extranjeras, CIDRA y Transradio, hasta la inauguración de la estación terrena de Balcarce que posibilitó la nacionalización del trafico internacional y su costo se amortizó en un año, con lo cual luego se instalo una segunda antena y la estación terrena se convirtió en la única en todo sur y centro América que tenía duplicada sus instalaciones y era en tal sentido la cuarta del mundo en este tipo de capacidades de enlaces satelitales.-

    Cuando el sistema de radio enlaces se multiplicó exponencialmente –y más de 20 años adelante mediante el transistor- con el aumento de su capacidad de transporte de señales, aún con gran parte de tecnología de sistemas de válvulas, se gestiono el traspaso del sistema a Teléfonos del Estado y se planificó y llevó a cabo el sistema de mantenimiento y expansión de las dos troncales a casi todo el país, manteniéndose en reserva para YPF las capacidades de enlaces, que se traducía técnicamente en la forma de organización interna de los equipos, en los cuales no solo se disponía de canales de enlaces para señales de voz, sino también para sistemas de telegrafía y teletipos, ambos para los servicios de -no solo YPF sino también- para sistemas de telegrafía de los Correos y empresas y organismos de gobierno a niveles de provincias y la Nación y esa red comenzó a adquirir derivaciones desde su troncal y expandirse a ambos lados de su recorrido constituyendo una trama de conexiones única y la tercera en importancia de las tres Américas (luego de los EE.UU y Canadá), en alta, media y baja capacidad.-

    Este sistema de enlaces se complemento con los efectos de dos contratos que se firmaron para la fabricación de equipos y enlaces para la provisión de nuevas 300.000 líneas telefónicas a ser suministradas por la empresa Siemens (Alemania) y otras 98.000 líneas más por parte de la Cia. Standard Electric (EE.UU.), la primera de ellas construyo y habilitó una fábrica que se expandió en el partido de San Martín en el Gran Buenos Aires y, la segunda en San Isidro.-

    Sobre este tipo de plantilla de industria y servicios se acordó la instalación y puesta en servicio de la red de cable coaxial, hacia el sur hasta Mar del Plata, hacia el Oeste y hacia el Norte, pasando por Rosario hasta Cañada de Gómez y desde Rosario hasta Santa Fe. También se diseñó instalo y habilito la red especifica de datos para teletipos, con centros principales nodales de conmutación en Buenos Aires, La Plata, Mar del Plata, Rosario, Santa Fe, Córdoba y Mendoza, coexistiendo todo el servicio con el prestado por la denominada Companía Entrerriana de Teléfonos y la Compañía Argentina de Teléfonos (Ericsson-Suecia) que daban servicios de telefonía en las provincias de Entre Ríos, Corrientes, Mendoza, Salta, Tucumán y Santiago del Estero.-

    A éste sistema se sumaron luego una enorme cantidad de entidad Cooperativas que se constituían por medio de los denominados Convenios de Colaboración Financiera, en los que se regulaba que las entidades se ocupaban de adquirir las centrales de telefonía (en el 90 por ciento de los caso de muy baja capacidad por tratarse entonces de localidades rurales pequeñas) y el estado se encarga de comprar y proveer los sistemas de enlace de larga distancia ya sea por medio de radio enlaces o por medios físicos y se ampliaron las capacidades de los radio enlaces existentes y diseñaron los de nuevas rutas para otras áreas del país.-

    También se procedió a la expropiación de varios inmuebles para centros de comunicaciones neurálgicos, como el de la denominada Central Cuyo, en la calle Azcuénga, el inmueble de Avenida Corrientes y Maipú donde se construyó una enorme torre para centrales de telefonía y centros de cómputos de la gestión, el edificio de Cabildo y Dorrego y muchos otros donde se asentaron centrales dedicadas al trafico de telefonía urbana y de larga distancia y se expropiaron reducidos fundos rurales para instalación de gran parte de las casillas cerradas de repetidoras atendidas a distancia del sistema de enlace por cable coaxial, que se sucedían cada 7 kilómetros y medio del recorrido.-
    A partir de Septiembre de 1955 la empresa Teléfonos del Estado se convirtió en una especie de bien mostrenco, con cada cambio de la intervención que se sucedía sin detenerse, los interventores y sus equipos de asesores producían el ingreso de personas de su confianza o recomendadas por el establecimiento comercial, financiero o industrial, cada ola de ingresados creo una capa de empleados que se vió sobredimensionada ya en 1960 con las consecuencias de una caída en la calidad del servicio, erosión de la eficiencia y la eficacia del plantel tecnológico, y hasta en las prácticas sistemáticas de mantenimiento hasta que, en determinado momento, nadie podía ser nombrado jefe de alguna sección si se presentaba algún tipo de veto político o sindical.-

    Aunque los contratos firmados por las autoridades en 1952 seguían vigentes, los mismos se finalizaron con precios distorsionados y abusivos más de una década mas tarde (en 1969) a la de la fecha final original (1957) que constaba en los documentos oficiales de los acuerdos.- Aquel cuadro de situación de abuso y corrupción abonó aún más el enojo y fastidio de quienes fueron luego los que alentaron “ab initio” y luego en el Congreso de la nación la privatización de esta empresa, como todos lo recuerdan.-

    Ya 12 años antes a la privatización de los teléfonos se estaban desarrollando en los centros de decisión tecnológica los nuevos sistemas, los nuevos materiales, los nuevos chips y el trazado de lo que los cultores del estado dependiente denominaron el “estado mínimo”, los nuevos sistemas de control numérico, los robots y la miniaturización portable futura se estaba diseñando.-

    También se desarrollaba muy al lado la construcción de los nuevos lenguajes y de los nuevos conceptos para comprensión de los iniciados en el futuro mundo del trabajo digital y de la “venta” de un nuevo paradigma fatal para Argentina, la de la “industria de los servicios”, la idea nueva del “cliente” en lugar de la concepción de “pueblo” y “ciudadano”

    Existía entonces en Argentina una base mínina de práctica exitosa en investigación y desarrollo y fabricación de equipos y sistemas y una enorme experiencia en muchas disciplinas muy específicas, como ser los estudios y prácticas dedicados a la “corrosión y protección catódica de elementos metálicos”, como torres, rieles de FF.CC, buques, etc, al respecto yo recuerdo que en el edificio de Dorrego y Cabildo en una oficina se encontraba trabajando siempre un equipo de cerca de 10 personas décadas a estos temas y, como éramos de una empresa del estado, llegaban consultas de muchos ámbitos estatales y no estatales. En un momento llegó una invitación para que algunos de estos profesionales fueran a dar unas charlas a Brasil sobre estos temas, donde tenían gran atraso en tales conocimientos y su práctica y, así se hizo.-
    Si supimos, cuatro años mas tarde, en otra visita de especialistas dedicados a temas del servicio de radio móvil marítimo de la Secretaria de Comunicaciones, que se había fundado y construido en aquel país un Instituto Federal dedicado a estas disciplinas y, en Argentina seguíamos con el mismo grupo de compañeros.- Así realmente ocurrió.- Fue a fines de la década del 60 cuando se comprobó lo que aquí firmo.-

    En el mes de octubre de 1974 fui llamado por el Director de Ingeniería de Teléfonos –el Ingeniero Rubén Blanco- para que creara una forma de brindar servicio telefónico internacional a las delegaciones del exterior y a los pilotos de competencia de la Formula 1 que se llevaría a cabo en Buenos Aires en Enero de 1975, todo con el propósito de que se eviten criticas al sistema de comunicaciones que con vistas al mundial de futbol de 1978 y la previa reunión que se celebraría en Ginebra en 1975 (para examinar en la FIFA el estado de este tipo de servicios sea propicia a las aspiraciones de Argentina), de forma tal que se evitaran los problemas técnicos y de gestión de red que se verificaban en todo el sistema de acceso de la red local a la red internacional y éstos ni incidieran en los comentarios de los periódicos locales y del exterior.- fue así que visité el Autódromo y comprobé que en toda el área no existían pares de enlaces telefónicos disponibles para crear una red especifica para ese evento, más aún, debía abordar el problema de que en cada cabina de locutores que se habilitara para la carrera no existieran problemas para ser transmitida la competencia desde la narración de cada periodista que se acreditara.-

    En toda el área urbana adyacente o cercana al Autodromo no existían enlaces vacantes y el tiempo no permitía tender en ese tiempo cables de enlace con las centrales más próximas.-

    La “solución” que pude concebir no la quería escuchar nadie y todos mis jefes se borraban pero firmaban las decisiones para que se llevara a cabo, una típica forma local de salvar la ropa a todo trance.-

    Se procedió de esta forma, se realizaron tendidos de cables en interior del autódromo para dar enlace telefónico a más de 130 periodistas que desearan transmitir la carrera hacia los propios medios locales de la ciudades de las que venían, el sistema estaba solo preparado inicialmente para 10 enlaces y, descubrí que se mantenía este reducido tipo de facilidades a los efectos de que, si por ejemplo un periodista de Bell Ville (Córdoba) se acreditaba para transmitir la carrera “en directo hacia su emisora –en la que trabajaba- de Bell Ville desde el mismo Autódromo” esto no le era posible porque los grandes medios ocupaban y reservaban de antemano los enlaces disponibles y, en el caso, la emisora de radio de Bell Ville solo tenía la posibilidad de transmitir la carrera por radio a su localidad contratando ser parte de los grandes medios de radio que ya tenían su enlace, de forma tal que la publicidad de esos grandes medios, además de los acontecimientos de la competencia, se escucharían en Bell Ville por la emisora local, la que también carecía de autonomía para insertar publicidad local en esa transmisión.-

    Se esperaban solicitudes de enlaces telefónicos para señales de radiodifusión en un número no mayor a 20 periodistas requirentes llegados del interior del país días antes de la competencia. Fue así que al poder todos los referentes locutores del interior poder obtener el medio de enlace a la red, la voz corrió por todo el país, se llamaban entre ellos a otros colegas y quedaron finalmente solo dos pares de enlaces vacantes y cada emisora del interior del país que transmitía la carrera con su propio relator o periodista, además podía insertar la mas de publicidad local que antes no podía ser contratada en el seno de la “cadena” manejada por los grandes medios.- esto fue todo un éxito. Ahora bien, como solucioné el tema de los enlaces fuera del Autodromo 17 de Octubre, de esta forma, una hora antes de la competencia se desconectaron todos los teléfonos públicos alcancía (TPAA) de la zona y los pares de enlaces se derivaron al distribuidor del Autódromo y se restablecieron una hora después de finalizada la competencia, donde se impuso Fittipaldi y salió segundo Reutemán.-

    Con respecto a las comunicaciones que solicitaban los corredores que estaban en los Boxes, habilitamos dos líneas en la administración lindera a la pista, directas al Centro Internacional Buenos Aires (CIBA), así conocí al señor Niki Lauda que solicito bastante prepotentemente una comunicación con Viena y la obtuvo antes que se diera media vuelta para volver al box. Se comportó de una forma extraña, mientras conversaba ponía las suelas de sus botas en la pared de la oficina llenándolas de “roña”, eso me puso mal, por la segunda línea me puse en contacto con Altamirano, de área de tráfico, y le pedí que me averiguara con quien hablaba, a los dos minutos, cuando aún Lauda seguía hablando y ensuciando todo como casi con rencor, me avisan que hablaba con Radio Viena y salí directamente así al aire en Austria.-

    Cuando el señor lauda volvió a los Boxes se le entregó al responsable del personal de su equipo la debida factura, multiplicada por 5 su valor, dado que estaba regulado que una comunicación telefónica internacional estaba como enlace de radiodifusión directa con salida también directa al aire en el lugar de destino, el costo era ese. Y tuvo que pagar si o si, el roñoso señor Lauda, por más campeón que resultara, era un mal tipo que nos despreciaba.-

    Todas las delegaciones se alojaban en el Sheraton, menos Fittipaldi que lo hacía en el Plaza Hotel. Indique que dos compañeros de Teléfonos se sentaran en el conmutado del Sheraton y uno en el del Plaza, los amigos Ernesto Feliciano Vega y Julio Holst, que trabajaban conmigo en el edificio Golf de Cabildo y Dorrego. Cada uno tenía el listado de las habitaciones y quienes se alojaban allí, cuando de algunas de ellas se solicitaba, por ejemplo, una llamada a Turín o París, mis compañeros tenían un enlace directo a tres operadoras de Teléfonos ubicadas en el centro de Buenos Aires, en cuanto se hacía el requerimiento en menos de dos (2) minutos recibían la llamada para completar el servicio y, para todos ellos, en cuanto anunciaban que se retiraban en viaje al exterior, en no mas de un minuto tenían en sus manos la factura de cada llamada. Procedimos de esta forma porque la gente del Automóvil Club nos había informado que, con cada carrera realizada, le quedaban las facturas a ellos y debían pagarlas, ya que las mismas llegaban como dos meses luego de realizado cada llamado, así funcionábamos entonces. Se lo aseguro.-

    A principios de los ochenta se publico un muy importante informe bajo el rótulo de la entonces Cámara Argentina de Industria Electrónica (CADIE), en el mismo participaron especialista de un gran nivel, recuerdo entre ellos a los ingenieros Edgardo Galli y Luis Dibenedetto.- el documento tenía por titulo EL COMPLEJO ELECTRONICO EN ARGENTINA , era un documento esencial. Detallaba donde estaba el mundo en materia de comunicaciones, electrónica, micro electrónica, nuevos materiales, sistemas de control numérico, la edades tecnológicas de los nuevos equipamientos y la velocidad de su cambio, la situación de Argentina y, recomendaba que se debía hacer para no quedar rezagados en servicios, investigación y desarrollo y fabricación local de equipos y sistemas ( en soft y hard).-

    Estos tres elementos constituyen el núcleo de lo que se denomina “Complejo Electrónico”, su conformación coordinación y ejecución tiene estrecha vinculación con el concepto de Soberanía y es el modo de acceso a la nueva educación y al concepto que implantó magistralmente el ingeniero Edgardo Galli; quien ante el cúmulo y variedad de formas y niveles y edades tecnológicas que “el mercado ofrece”, la tecnología mas conveniente para Argentina es aquella que permite confirmar el proyecto de país que se elabore y persiga.- nunca he olvidado este concepto, por el cual la “oferta” del mercado pierde importancia y adquiere naturaleza residual y nos vuelca a obtener la identificación de ese tipo preciso de tecnología, lo que –por cierto- implica un enorme esfuerzo intelectual multidisciplinario e interdisciplinario -en algunos casos- y, aún no llevado a cabo su abordaje en forma continua con el necesario rigor en Argentina.-

    Existen en la red documentos muy elaborados y avanzados sobre el tema del Complejo Electrónico, y me permito recomendar el denominado “EL PAPEL DE LA INDUSTRIA ELECTRÓNICA EN EL PROCESO DE DESARROLLO ARGENTINO” del Sr Luciano Julián Cianci de fecha 7 de Julio de 2011, siendo éste documento una Tesis y su cotutor ha sido un destacado Secretario de Comunicaciones en Argentina.-

    Si omitimos el abordar el tema del Complejo Electrónico en Argentina, la denominada sociedad del conocimiento y de la información es solo un catálogo de ventas sembrado de juego móviles donde esta ausente el proyecto de país.-

    De lo que ha quedado en pié, esta la Comisión Nacional de Comunicaciones, cuya misión y funciones se determinan en el Decreto N º 1185 de año 1990, el Decreto N º 764 del año 2000 y, aquí la sorpresa, el reciente Decreto N º 345 de éste año 2012.-

    Este último Decreto implica una extensión de las facultades de la Comisión Nacional de Comunicaciones, llevándola más allá de Organismo de Control de los servicios y más allá del ejercicio del Poder de Policía en materia del espectro radioeléctrico.-

    La reciente norma implica que la Comisión puede incursionar como sujeto de derecho directamente en lo que hace al Derecho Internacional en la materia en contrataciones y relaciones que se pueden vincular al diseño del sistema de diseño y producción local de equipos e incursionar además decidir y opinar legítimamente con autoridad en materia de investigación y desarrollo.

    Encomienda enorme y vital ésta respecto al diseño de una propia matriz de los tres sectores que conforman el Complejo Electrónico y, a pesar del silencio organizado de la enorme cantidad de medios respecto a éste tema y sus implicancias, tengo la certeza que hay un equipo de especialistas decididos que se están abocando a diseñar la identificación de lo que el ingeniero Edgardo Galli denominara “la tecnología mas conveniente par Argentina en consonancia con un proyecto de Nación” , para grandeza de nuestra patria y la felicidad del pueblo.- Basta leer detenidamente el mencionado Decreto y su Anexo para comprender el amplio campo que esta norma jurídica implica para el diseño soberano de nuestro futuro.- Espero que así se realice.-

    Dr. Juan de Dios Romero

    11 mayo, 2012 a las 10:23 am · Responder

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *