Grupo de Reflexión Rural Volver a la Tierra Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
Jueves 20 de julio de 2017
Publicado por

Documentos

· 8 de marzo a las 08:23hs

Humus – De Selman A. Waksman

Origin, Chemical Composition, Importance Nature

Justificativa de la reimpresión

Gastrosofía [1], “…más de los mismo”  &  EL MITO

En 1621, Francis Bacon en su Scientia Universalis declaró: “El arte y la tecnología son la contribución humana a la naturaleza”, justificando su credo “El conocimiento científico es el poder tecnológico sobre la naturaleza”; contra ella todo está permitido en su nombre. De esta manera, el poder tecnológico evolucionará y se impondrá con sus miedos, creencias y ansiedades sobre la naturaleza y el hombre. Las contradicciones sirven, en el momento exacto, sólo para la evolución del propio poder, y no tienen que ser homogéneas, sino que tienden hacia él, donde cada órbita social evoluciona a medida que se le permite, en función de su distancia del centro del poder, reflejado en él. Los insurgentes recalcitrantes o indiferentes pagan el precio de su denuncia o audacia.

En cualquier caso el resultado es el mismo, como por ejemplo la cuestión del hambre, nadie puede vivir sin comida, pero el poder determina cuánto y qué se puede comer a través del precio del mercado, así la comida deja de ser una realidad necesaria e indispensable y pasa a ser una virtualidad manipulada bajo el control y en el interés del poder.

El hambre siempre será real y los precios del mercado siempre serán virtuales. Lo que le interesa al poder es bloquear cualquier posibilidad de formación de conciencia en cuanto al hambre, la esclavitud o cualquier otro tema que afecte sus ambiciosos intereses.

Con el tiempo, este poder se ha apoderado de los bienes de la naturaleza para construir realidades aparentes que rápidamente se han transformado en nuevas potencialidades, dando la impresión de que los países en desarrollo nos acercamos al centro (países desarrollados), aunque esto generalmente significa lo contrario y su comprensión se hace de forma sistemática más distante de las capas más humildes, todos los días vistos como menos desarrollados o capaces. Con solo ir al supermercado, podemos unir hambre y esclavitud en un solo tema. Desde 1945 se dice que hay hambre en el mundo, pero el supermercado ha estado siempre lleno de comida, sin embargo, para entrar es necesario tener la licencia del poder (dinero).

Aunque ocurre muy sutilmente y casi sin darnos cuenta, en los supermercados hay un sector creciente de alimentos para animales, todos de buenas marcas y cada vez más sofisticados. Al mismo tiempo, se ha incrementado notablemente el debate sobre los derechos de los animales en las políticas públicas, temas como: si pueden viajar en el transporte público, entrar en los restaurantes y viajar en avión al lado del pasajero, pues pagan el boleto, mientras que en muchos países, el mismo poder promueve la epidemia de hambre, y la atiende con barras de cereal de sus grandes empresas con ventajosos beneficios.

Lo más dramático es cuando los sentimientos individuales se transforman en alienación colectiva y se aceptan las inducciones, y las entidades (Gobierno) reciben donaciones en su afán de aliviar la difícil situación de los hambrientos/esclavos. Por ejemplo; en la TV Globo se transmitió como la ONG International de Tercer Sector pide 1 real al día para la niña nordestina Luana[1].  Es la cereza de la torta, en el país de la canasta familiar oficial industrial.

Hay una clara relación que une el hambre/esclavitud o alimento/libertad, es la palabra sagrada Humus.

Sin exagerar, podemos decir que el humus es “el primer bien de la humanidad“. La tierra fértil y rica en humus causaba codicia y no es exagerado decir que ha provocado todas las guerras de la antigüedad hasta hoy y ha moldeado a todas las civilizaciones. El adagio sobre el humus, la “grasa de la tierra” ¿sobrevivirá a la actual control c – control x- control v”?.  Somos conducidos a la inconsciencia, sin darnos cuenta de que, en la misma medida que disminuyó el humus del suelo en los últimos 250 años, aumentó la esclavitud y el hambre y las obesidades humanos, mentales y morales.

En el año 2006 en Berkeley, California, cerca de la órbita alrededor del centro de poder, apareció un nuevo espejo, en neologismo “obesógeno [2]”. ¿Qué es obesógeno? es un generador de obesidad, es decir, entre los “xenobióticos”, o sea, aquellos que alteran la homeostasis y salud del organismo acumulando agua y grasa. Los ciudadanos de Samoa son su estereotipo desde hace mucho tiempo, y por más que los medios de comunicación dificulten la visión de los niños de los países de América del Norte, ya no puede ser escondida o disfrazada por los gimnasios de fitness (entrenamiento). Es aquí que aparece el neologismo y un corolario de acciones, por ejemplo ¿quién se acuerda ya del IBEC (International Business Economic Corporation, Research Institute de Nueva York)? aquél que introdujo el anabólico DES (dietilestilbestrol) para la engorda de  bovinos, y que hizo la investigación logística de la “Operación Ranch Hand” con herbicidas para la guerra de Vietnam en Sao Paulo, nadie.

Hace mucho que los medios de ciencia y tecnología sostienen y sirven a los designios del poder, ejemplificado en el obispo de Winchester “Soapy Sam” en la cuestión sobre la Evolución de las Especies (1860), o el descubrimiento de Homo piltdownensis (1912), que duró hasta la Guerra Fría (1953). Su contenido, enlaces y fin siguen siendo incuestionables (vacas sagradas). Casualmente, ambas en la sede del imperio, haciendo el movimiento con la cabeza.

En 1961, Rachel Carson publicó el libro “Primavera Silenciosa”, pero la primera bibliografía científica sobre los efectos dañinos del DDT sobre los hormonas de los seres vivos datan desde 1947, no obstante, el credo baconiano era el Orden Supremo “urbi et orbi”, en tiempos de fotocopias y retroyector como profesor.

En 1964, los agrotóxicos fueron llevados a Brasil en el ajedrez de la Guerra Fría, con engaños se decía que acabarían con el hambre. Sus impactos eran y siguen siendo fácilmente perceptibles tanto en la naturaleza como en la salud.  Contra ellos fue creada una ingenua insurgencia, sin embargo la batalla ha perdurado más de cuarenta años.

Increíble, pero en las universidades del mundo no se percibió, cuestionó o discutió la cara oculta acerca del origen militar de los agrotóxicos.  Para entender el neologismo obesógeno, en el  sentido mental y moral, es necesario leer el artículo “La vaca sagrada”, de Wladimir Ilich.  Pasados los cuarenta años de lucha, el poder central transformó país y sociedad en el “primer consumidor de agrotóxicos del mundo”, justo en un periodo de libertad democrática y principalmente, bajo una bandera de gobierno popular.

En nuestra “Vaca Sagrada”, entre 1970 y 1985, más del 85% de las becas de iniciación científica fueron asignadas a materias sobre el uso de pesticidas, fertilizantes e insumos de capital en la agricultura.  En la era actual del “control c – control x – control v“, el tema es  biología molecular, nada ha cambiado.  Allá en el exterior, los equipos creados para analizar residuos de plaguicidas en los alimentos, medio ambiente y salud, no eran otra cosa que proyectos militares de la carrera armamentista, utilizados en la realidad para la detección de submarinos, aviones o residuos de interés para la inteligencia militar, sin embargo, este maquillaje sirvió para reducir el costo de investigación en la Guerra Fría.

La guerra fría permanece eclipsada, pero así como la agricultura química industrial también está condenada, los venenos entre nosotros están en su pico máximo. Hoy en día, surgen como una nueva imagen en el espejo, está siendo construida por los movimientos sociales que han perdido la dirección, identidad y propósito, y tratan de adaptarse a los nuevos tiempos, sin saberlo, al servicio de la construcción del Estado Mundial Totalitario de la OMC/ONU en los gobiernos periféricos.

La relación entre obesidad y humus es que: uno es el espejo de la otra: en ausencia de humus, las plantas se engordan con agroquímicos. Esto es lo que se desprende de la lectura de “Humus”, un libro de Selman Waksman que está escondido hace ochenta años, y ahora resurge con el término obesógeno. El término nació en Berkeley, California, también cuna de la agroecología sociológica del Estado Mundial Totalitario con Grün F. Blumberg. No me sorprendió, al contrario proyecté la cadena económica, similar a la agroecologia, que desarrollará el tema obesógeno, o sea: los productos para la agricultura e industria, para el comercio y la información de una miríada de servicios para una élite, generando una curva exponencial, imponiendo las políticas públicas de nula objetividad y máxima subjetividad, como se ha hecho con la agroecología, en la misma medida que su alienación.

La falta de humus en el suelo también provoca obesidad en los productos de la tierra, sin esta substancia, los alimentos no tienen ni los minerales ni las vitaminas necesarias, y por lo tanto, carecen de su calidad intrínseca. Por otro lado, el precio de los productos orgánicos es mucho más alto pues forma parte de un encadenamiento económico detalladamente proyectado y ejecutado.  Percibir eso la primera vez fue un drama, imagine comprehender su manipulación y gestión en la segunda, donde la nueva carrera de nutricionista es “ipsis litterisup grade de la agronomía, biología y farmacia industrial del post guerra mundial.

Bien, ya superamos el “diodo”, la “fotocopia” y el “control c- control x – control v”; tenemos elementos y podemos comenzar por “Materialismo y Empiriocriticismo”, escrito en 1909, donde consta: “La oposición entre materia y conciencia no tiene ningún significado, excepto dentro de los limites de la cuestión fundamental gnoseológica: lo que es primario y lo que es de importancia secundaria.

Además de esos limites, sin duda, esa oposición sigue siendo relativa. Eso se aplica a la historia como una ciencia, y a la épica de la cual la historia tomó su primera duda y perfecta forma.  El imaginario es construido con base perfectamente real a partir de una objetividad relativa, que se transforma en materia. Este “hyle”, como Sartre denomina, es homogéneo como la naturaleza, sin nada añadido de otros lugares, y se vuelve un “análogo” dentro del pensamiento humano. El “análogo” establece un puente tenue entre la realidad pura y todo lo que se imagina… Si consideramos la historia como una ciencia pura de lo real, un producto del materialismo, estamos obligados a rechazar la épica y cualquier cosa imaginada como idealismo vago y totalmente indefinible.

Es ahí donde se transforma lo épico en mercantil, y la naturaleza de Bacon, Engels o Haeckel pasa a ser organizadamente un negocio altamente rentable del banquero, político y religioso dentro de políticas mundiales de Eugenesia. El  contenido del libro “Humus” desarma kantianos, avenarius-machistas y muchos otros cimientos filosóficos y su divulgación dejaría visible la implantación del modelo alemán de agricultura y economía en los EEUU y en otras partes.

En el científico social Luís Vargas fuimos a buscar la “vaca sagrada” como el brazo armado que manipula, induce y condiciona las estructuras de poder y así se percibe diferencia entre bien y mal; superior e inferior; real e imaginario; épico e histórico; en maniqueísmos desde lo religioso a lo político, abstractos en forma antagónica, contradictoria u opuesta mediando intereses dogmáticos ni siempre claros, precisos o explícitos.

El informe de 2011 del SAMHSA [3] afirma que, “uno de cada cinco norteamericanos está mentalmente enfermo”.  La grasa que le falta a la tierra, le sobra al humano, o se aliena e idiotiza en el interés mayor del poder. Es más de lo mismo, transformado en épico, histórico o mito.  Pero la solución es sencilla, está en el HUMUS [4].

“Más de lo mismo” es el título del álbum musical póstumo a Renato Russo del grupo de rock “Legião Urbana”. También es una expresión desalentadora, pues anticipa un enfoque recurrente en la forma, interpretación o abordaje de autor, actor y político.  Popularmente es la “mismidad” de los contrariados, no satisfechos e indignados, algo común a militantes totalitarios, en la protección a la falta de transparencia de su gobierno, y, también al agronegocios.  Lo que es un bálsamo, elixir, para enfrentar el miedo y destruir su poder y mitos diseminados por los “… sabios con sus cuarenta pensamientos” [5]

En una consulta a los archivos del periódico más tradicional de Porto Alegre se verificó que, en los últimos cien años, es siempre “más de lo mismo”, nada nuevo, donde las noticias están todas impregnadas de los patrones de los designios e intereses del centro generador, dominador, inductor y manipulador de miedos; para no se noten.

Después de “La agricultura sin venenos”, en 1987 tradujimos el primer libro crítico sobre la biotecnología: “La biotecnología mucho más allá de la Revolución Verde”, del holandés Henk Hobbelink, que no se puede publicar en su país, por lo que lo hizo en Cataluña.  La traducción provocó una reacción, pues era un contrapunto a la armonía servil, “más de lo mismo”, dijeron, en un sentido peyorativo. Respondimos con “La mafia de Plaguicidas y la agricultura ecológica en Brasil” y “MB-4, harina de roca, Trofobiosis, biofertilizantes y la agricultura ecológica”.

Hace una década, una revista interesada en la moda, el consumo y el esoterismo del “nuevo” segmento para su público nos pidió que escribiéramos un artículo sobre los beneficios en la agricultura del uso de “harina de roca” , o polvo de piedra. La solicitud fue atendida en el sentido contrario de “más de lo mismo”, pero la revista encontró el texto demasiado fuerte por lo que nos solicitó suavizar su contenido.

Hicimos lo contrario y lo utilizamos como prefacio en la traducción del libro “Panes de Piedra”, escrita en 1891 por Julius Hensel, quien en su época fue encarcelado por escribirlo,  pues estaba en contra los intereses del barón Justus von Liebig y sus fertilizantes solubles, estratégicos para la máquina de guerra alemana.

Después de doce años, seguimos angustiados porque aún no encontramos un profesor de agronomía, científico o burócrata enojado o insatisfecho por desconocer la obra de Julius Hensel o por haber sido sosegado su contenido en el contexto de su formación, la cual se desarrolló del “xeroxs” para el “control c – control x – control v “.

La traducción del libro “Panes de Piedra” hizo eco, y resonó, pero sólo como “… es más de lo mismo.” Comenzamos, entonces  a trabajar con la matriz de la “Salud del Suelo”, el agotamiento de la agroquímica.

Tomamos nota: “Los fanáticos no tienen dudas o creencias, sólo arrogancia y violencia en la dimensión de su ignorancia”. El poder lo sabe y hace cumplir sus políticas públicas de erosión de la sabiduría y cultura. En el control de la insurgencia, utiliza la información, la corrupción y la tortura en contra del alienado o de los rebeldes en la construcción de comportamientos y obediencia subyugada al Estado Mundial Totalitario (militar).

Imagínese un libro “desconocido” para los profesores de Agronomía. El libro de Hensel fue escondido durante 115 años, en ambos bandos en la Guerra Fría, y aunque curiosamente tuvo una estratégica tercera edición justo después de la derrota nazi en Stalingrado, es verdaderamente una pena, pues “más de lo mismo” se ha convertido en el instrumento del poder sobre las masas ignorantes satisfechas con su status quo.

 

“Panes de Piedra” estuvo proscrito, pero de pronto volvió a la luz, patentado en los EEUU en 1996, con el fin de comercializar el consumo de los “polvos de rocas” y las soluciones a los problemas del Cambio Climático, todo con voluminosos lucros.  Un kilo de polvo de piedra para uso agrícola o alimentación humana cuesta 176 reales puesto en Brasil. “Rock for crops” es el nombre de la ONG ligada a WWF y corona británica y creada para la promoción de negocios y moda de la re-mineralización de los alimentos.

Los profesores que solo hablaban de concentración y solubilidad de fertilizantes químicos están ahora obligados a comenzar a estudiar “polvos de rocas” y agroecología para atender el nuevo orden de la sustentabilidad contra todo lo que enseñaron en los últimos ciento cincuenta años. Manteniendo así  “más de lo mismo”, consumismo enajenante de la obesidad mental.  Es el oportunismo que hace el precio y lo desmoraliza delante de sus alumnos.

Hace ya veinticinco años que se empezó a estimular la creación de lombrices californianas. En el inicio fue una rebeldía, para convertirse en una nueva “obesidad” para alimentar el consumismo y fanatismo ecológico-ambiental. Sólo el tiempo permite darse cuenta de que no puede haber salud para las lombrices nativas por obra y gracia de un estimulo oficial de agrotóxicos. Hoy en día, un litro de turba soluble como Leonardita cuesta 200 reales en Sao Paulo, mientras que Syngenta vende ácido fúlvico a veinte dólares en la “nueva ola”, es más de lo mismo pues nadie sabe nada acerca de la materia orgánica del suelo y el suelo.

La situación es más grave, pues el libro “HUMUS” requirió por lo menos diez años para ser escrito dentro de la universidad de Rutgers, una de las más famosas de los EE.UU y solo fue publicado en 1936 [6], seis años después de la “crisis” de restructuración económica norte-americana y mundial. Es extraño, pues la publicación no está citada en la bibliografía del libro de los canadienses Schnitzer & Kahn, considerado el mejor del occidente.  George Orwell  tenia razón, es “1984”, donde no se permite memoria, ni lengua.

“Humus” tiene más de 500 páginas, fue escrito por un galardonado Premio Nobel y, restaba poco para completar un siglo de olvido y proscripción.  No hay un solo ejemplar en toda América Latina a disposición del público  ¿por qué?.  Tal vez porque en la Pág. 17 dice que los biofertilizantes elaborados con Bacillus subtillis hacen que las plantas crezcan más y sean más productivas, hecho no aceptado, aún en nuestros días; o por lo que dice en la página 359, cuando especula sobre la capacidad del humus para solubilizar el Hierro, Zinc, Manganeso y otros minerales raros, ignorancia que facilita el oportunismo de la comercialización de los polvos de piedra para ser vendidos a 176 reales el kilo.

 

Contextualizar es muy importante. En noviembre de 2010, hicimos una consulta en el congreso de agroecología en Juazeiro do Norte, Ceará, donde, le preguntamos a los participantes con más de cuarenta años el significado de “Clube 4S”. Entre las más de 400 personas solamente una pensaba saber, pero no sabía.  “El Grupo Rockefeller, en 1913 creó: – La Cámara de Educación General (General Education Board), también formó el Instituto Nacional de Alimentos y Agricultura (National Institute for Food and Agriculture), y creó los servicios de Cooperativismo y Extensión Rural (Cooperative Extension Service) y dentro de ellos los Clubes 4-A (4 –H Club) para modernizar los niños del campo “capacitándolos” para que absorbieran más rápido las nuevas tecnologías superando resistencias culturales y familiares; además inició las Escuelas de Economía Doméstica para formar mujeres educadoras y esposas para el consumo creciente de productos y alimentos industrializados a través de la oferta de comodidad al alcance del poder adquisitivo; y estableció el control de la enseñanza técnica fundamental, intermediaria y superior, encuadrando así el “modelo”, políticas, experimentación, fomento (extensión) y propaganda, como dogma científico para agricultura y salud”. Todo esto fue hecho más o menos como lo hace una presentadora y sus “chiquitos” en la TV Globo brasileña, para la gran masa obesa, mental y moralmente obesa.

Presionado por la ley antitrust, el mítico Grupo Rockefeller, en 1909, adoptó el modelo alemán del barón Justus von Liebig para la educación, agricultura, industria, salud y sociedad, en la diversificación de su imperio financiero, pues ya pretendía apoderarse del Banco Central de los EE.UU.  En 1930, envió a Alemania a los matemáticos, Max Mason y Warren Weaver para estudiar  las diferentes ecuaciones de la organización de la sociedad norte-americana y posteriormente aplicables en todo el planeta.  Fue de aquel grupo para el New Deal del gobierno norte-americano que nació la Tennessee Valley Authority con una donación de 30 millones de dólares.  La TVA construyó una serie de represas, diques, canales, para la regularización del río de producción de electricidad. Uno de los subproductos de la electricidad son los fertilizantes sintéticos patentados que fueron desarrollados a partir de los ácidos sulfúricos y fosfóricos, además de los derivados de petróleo.  Al cabo del tiempo, aquélla “donación” de 30 millones de dólares, le retribuye al mismo grupo un retorno anual en moneda actual de nueve mil millones de dólares por año.   Si esto no fuera suficiente,  es en el complejo de generación de energía eléctrica que va ser producido todo el Aluminio norte-americano para el esfuerzo bélico de la Segunda Guerra Mundial y en los laboratorios de Oak Ridge será enriquecido el uranio para la fabricación de las Bombas Atómicas (O. Hahn e L. Meitner), llevadas por L. Szilard, que decidirán la Segunda Guerra Mundial.

Estas son razones muy fuertes para la proscripción de el libro pionero de Selman Waksman, premio Nobel en 1952 y uno de los más importantes científicos en la Segunda Guerra Mundial,  quien consiguió producir a escala industrial, los antibióticos descubiertos por Alexander Fleming en 1928, salvando a millones de soldados y posteriormente creando un mercado multimillonario para la industria farmacéutica mundial con su estreptomicina. Selman Waksman es uno de los padres de la biotecnología moderna.

En la guerra, el Grupo Rockefeller no estaba a favor de ningún bando, tenía sus propios intereses. Su proyecto para la producción de caucho sintético “Buna” era solo la alborada de los plásticos y fue hecha en sociedad con Hitler durante la Segunda Guerra Mundial, a donde irían a trabajar con mano de obra esclava de judíos de campos de concentración.  Por otro lado, fue también uno de los principales financiadores de los líderes bolcheviques y de la Revolución Soviética, no por ideología sino por las ganas de acceso al petróleo de Bakú.

En los EUA, América Central, Caribe y del Sur, su sistema de educación, agronomía y salud impera.  Un ejemplo es suficiente: en Honduras el grupo abrió la “Escuela Agrícola Panamericana de Zamorano” justo al lado de la Base Militar de Palmarola (Soto Cano, U.S. Army).  Ambas instituciones son militares en su formación, y tienen como función garantizar toda la inversión financiera y las instalaciones industriales de la United Fruit & United Brands, en la industria de bananas, el embrión para la agricultura industrial e industria de alimentación del modelo del Barón von Liebig.  En la Zamorano, jóvenes de las elites latino-americanos se formaban militarmente y eran  adoctrinados como “prusianos” y hasta muy recientemente esa facultad de agronomía no admitía mujeres.

La paz post Segunda Guerra Mundial, la reconstrucción de Europa, la estructuración de la ONU y el Orden Mundial, han ocurrido solo por voluntad y conveniencia del Grupo, que es “dueño” del Banco Central de los EUA y quien donó hasta el mismo terreno para la construcción de la sede de la ONU, tal vez por las mismas razones que tuvo para financiar a Hitler y a la revolución bolchevique o para imponer gobiernos en las Repúblicas de Bananas en el Caribe y meridionales.  En Brasil hay desinformación, pero el acuerdo MEC-USAID, en verdad fue una donación privada de la Fundación Rockefeller a las universidades brasileñas para “impedir la escalada izquierdista” en el inicio del gobierno Kennedy, que tenía como secretario de Estado Dean Rusk, anterior presidente de la Fundación Rockefeller.  El mismo tipo de donación de la Fundación había sido enviado al gobierno chino de Chiang Kai-shek en 1948 para frenar la revolución china.  Información y vector de la humanidad, pero volvamos al libro “Humus”.

Si el lector fue atraído por el título, felicitaciones, pero no se ponga triste o decepcionado, pensando que este libro está anticuado.  El texto rescata una visión anterior a 1842, cuando von Liebig intentó transformar el humus en “mito”. Ahora el mundo necesita ser sostenible, financieramente sostenible.  El humus es la salida.

 

Información y vector de humanidad que evoluciona con la cultura; Humanidad es término derivado de humano, y humano tiene su origen en Humus. Con el humus, fue hecho el humano al recibir el soplo de la vida. Humus es información, tanto para el agnóstico, como para el creyente y dio origen a la vida y al  hombre, respectivamente.

Vivimos en una sociedad donde predomina la trilogía: Información, Gobierno y Creencia, cimientos del poder, que maneja el humus con o sin el soplo divino, con un propósito, por eso la mayor virtud entre humanos es la humildad; vocablo, que también, tiene su origen en el humus.

La información es valiosa por su escasez y capacidad de transformación, que los gobiernos convierten en riqueza y creencia para amenizar las violencias: Imperial, Mercantil y de Códigos en sus respectivas épocas, espacios, percepciones e inconsciencia en la servidumbre.  Retener o cercenar un libro ¿que tipo de violencia es?  es para formar mentecatos, es “robotizar”.

En el Estado Nacional agonizante las tres violencias se transforman en: Miedo, Miseria y Humillación. Este último vocablo, también viene de la palabra humus, pues en la antigüedad humillar significaba en Babilonia, Egipto, Roma y otros, tratar a alguien como esclavo condenado a la agricultura, en servidumbre, metido en el humus…

Un contrapunto es necesario, para dimensionar la miseria, hambre y desesperación, la TV Globo presentó, en su cobertura del temblor en Haití, a una anciana haciendo bizcochos de arcilla. La verdad es que la anciana era una curandera y hacía un medicamento a base de humus utilizado en toda África y muchas partes del mundo, ella representaba un fruto de la sabiduría que aquella empresa, de mass media, busca destruir en todo lo que hace.

Los “ácidos húmicos” se utilizan en la medicina molecular para potencializar los medicamentos usados en la terapia del cáncer, posibilitando la disminución de la dosis 67 veces, atenuando con ello los efectos colaterales de los medicamentos.  Para soportar temperaturas de 4 mil grados centígrados, la punta del Space Shuttle es revestida con humus (tierra de nido de termitas), tecnología aprendida de la sabiduría aborigen.  En el libro se dice que, en las pilas y baterías hay un porcentaje de humus para regular el flujo de electrones y dar mayor durabilidad; en el texto se indica que el humus es lo mejor para retirar el gas carbónico de la atmosfera y fijarlo en el suelo o mar, a través de la corrosión química. Dice además, que el gran secreto de las dinastías chinas era el uso de humus en la elaboración de porcelana, pues les daba equilibrio y calidad del coloide protector a la  masa del caolín y arcilla. Eso es fantástico.

Estamos en la ignorancia descontextualizada, no sabemos que el Carbono del Sol vivo contenido en la tierra fértil (humus) provocaba la codicia y era la causa de todas las guerras, pues significaba más alimento y riqueza. Así se construirán los imperios antiguos da Sumeria de Gilgamesh, Caldea, Asiría, Babilonia, Egipto etc.

En la sociedad industrial las máquinas se alimentan de la energía del Carbono del Sol fosilizado en las rocas, que es transformado en calor, vapor, electricidad etc. Así, a través de la Hulla, Lignito, Antracita y Turba se construirán los gigantescos imperios en los últimos diez Siglos y permitió nacer el Estado Nacional.  Pero, los carbones minerales fueran suplantados en su importancia por su homólogo, el petróleo. Este último nació más recientemente, sin noble cuna o vínculo patrio, pero trajo consigo a la empresa privada que rápidamente se transformó en multinacional.  La disputa por el nuevo alimento industrial o combustible, organizó, destruyo, fortaleció y provocó todas las guerras y rebeliones  en los siglos XIX, XX y actual, sesgando la vida de más de cien millones de personas, abriendo camino para la construcción del Estado Mundial Totalitario a través de la eugenesia mercantil, a marcha acelerada.

El mayor secreto de los poderosos en los últimos ciento y cincuenta años fue generar, impedir, manipular e inducir conocimientos, saber e información para evitar la percepción de que no solo las máquinas, pero también los humanos necesitan el mismo alimento: Carbono del Sol, lo que le da una poderosa dualidad al Carbono, alimentar máquinas y seres vivos.

El mítico Grupo invirtió en el secuestro de las semillas de los agricultores y las confinó a sus diversos Centros Internacionales (CIMMYT, CIAT, IATA, CIP, IRRI etc.); el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo, en México, jamás tuvo ninguna importancia para los campesinos nacionales, igual que los otros, pero la industria de la alimentación se fortaleció.  La gran meta inconfesable, tanto de von Liebig como de Rockefeller es unir las dos fuentes de alimentos en una sola. Por eso, todas las empresas de petróleo, son las grandes empresas de alimentos humanos y animales, que es la mayor industria del planeta. Los frigoríficos Liebig, después de la Primera Guerra Mundial fueron entregados en pago de la deuda de la derrota y se transformaron en Anglo, Armour o Swift, con participación de la Corona Británica y capitales norteamericanos.  Bill Gates compró la isla Svalbard para el Arca II, como parte del mismo miedo e ideología.

Sin pretensión, tienes elementos para comenzar a entender por qué el libro que está en tus manos pasó escondido, desconocido y proscrito los últimos ochenta años, y ni siquiera consta en bibliografías, o consiguió traducciones, excepto la soviética (Уточним выходные данные этой книги: Ваксман С.А. Гумус. Происхождение, химический состав и значение его в природе, 1938– 471 с. ).

Eso provocó una segunda edición, pero no fue hecha por la misma editora, ni siquiera en el mismo país, pues fue en la Balière, Tindall y Cox de Londres, en (1938), la cual agregó sutilmente el capítulo XVIII: El humus y la Conservación del  Suelo[7].  Pocos saben, pero en los países periféricos, los agrónomos reciben el título de ingenieros por los intereses del grupo Rockefeller para transformar la conservación del suelo, por medio de la mecanización de la agricultura, en un gran negocio industrial financiero donde todos esos profesionales, con sus nuevos títulos, sirven a ese propósito.

Este libro, igual que “Panes de Piedra” de Julius Hensel y “Chromatography Applied to Quality Testing” de Ehrenfried Pfeiffer, también se transformó en un obstáculo a los intereses del poder, así que fue ocultado, hasta para los súper-especialistas, con diversos cursos de post-doctorado.  ¿Pero por que y para qué leerlo, hoy día?

Primero, para poder percibir el nivel de dictadura en que vivimos, y comprender por que el Estado Nacional está condenado a desaparecer, ya tenga la calidad de un estado como Europa Occidental, o sea una burda imitación como en la América Latina, Asia y África.

Segundo, la vida en este planeta, comenzó hace más de 3,8 mil millones de años, donde todos los seres vivos evolucionaron alimentándose del Carbono transformado por el Sol.  El humus es el Carbono del Sol vivo almacenado en el suelo y océano que garantiza las cosechas (y pesca), dando fertilidad a la tierra. Luego entonces se convirtió en un gran enemigo de los fertilizantes, agrotóxicos, maquinaria agrícola, semillas industriales y principalmente de los cursos de agronomía y extensión rural que fueron diseminados por el mundo por el mismo grupo. Hoy la palabra mágica es sustentabilidad, no la mencionada por el historiador Eisuke Ishikawa y el período Edo (1603-1867) en Japón.

Por si esas dos razones no fueran más que suficientes, podemos agregar un tercer argumento: con el agotamiento del petróleo como fuente estratégica de energía, tanto financiera como militar, y su substitución por la biotecnología con organismos transgénicos, o genéticamente modificados, además, en momentos como este, donde hay Cambio Climático y las Tundras están muriendo y los océanos perdiendo su capacidad de almacenamiento, es necesario que se sepa como es posible aumentar los depósitos de Carbono en el Suelo y Mar.  Australianos y canadienses hacen reuniones para exigir pagos por su acción de capturar gas carbónico al suelo, pues para lograrlo son necesarios inóculos mejorados.  Esto se hará en todo el mundo, no por los agricultores, sino por grandes corporaciones transnacionales prestadoras de servicios ramificadas de WWF y similares, atrás de las cortinas y biombos en la COP 17 en Durban en África del Sur y “Río + 20”.

Pero es con el Cuarto argumento que vemos una función macro fundamental para la construcción del Estado Mundial Totalitario organizada por el mismo Grupo. En la Amazonía, hace ya veinticinco años, un grupo de antropólogos viene estudiando silenciosamente la Tierra Negra de Indios. Se dice que la expedición de Hitler a la Amazonía tenia como objetivo secreto estudiar aquel suelo. Aún hoy en día, allá se encuentran algunas tumbas de sus expedicionarios, videos en los museos alemanes y el saber en el Max Planck Institute.

En Brasil, apenas en los últimos tres años algunas personas han empezado a recibir algunas “migajas” informativas teleguiadas sobre la misma. Los indígenas en sus asentamientos humanos, a lo largo de los últimos dos o tres mil años, crearon humildemente sobre una roca madre paupérrima, grandes depósitos de humus en enormes áreas de tierra, tan fértil como la de Chernozem de Ucrania o la de la Pampa Húmeda Argentina. Y esto lo lograron en “pésimas” condiciones ambientales por el exceso de lluvia y calor. Esta tierra negra se considera la tierra más fértil conocida.  El grupo Bill Gates tiene más de 2.500 biólogos moleculares distribuidos sobre la “Tierra Negra Indígena”, pues es la base para la Alianza para la Revolución Verde en África, donde está Kofi Anan [9], y también en la América Latina y Asia. Negocio que puede hacer parecer las utilidades obtenidas con el TVA, una simple limosna, cuando el Euro está en crisis.

La petroquímica, ahora es solamente industrial y queda relegada a China, que aún utiliza el carbón mineral, a pesar de que no aguanta más su propia contaminación, al Brasil, primer consumidor de agrotóxicos, que causan cáncer y enfermedades; y a India, con igual destino.  En nuestras universidades el frenesí es encontrar e identificar “marcadores moleculares” esenciales para las grandes corporaciones. Si los biólogos moleculares y biotecnólogos tuviesen un tenue barniz de información sobre la materia orgánica del suelo contenida en este libro y sobre la Tierra Negra Indígena, no buscarían esos “marcadores moleculares”, sino los “marcadores ambientales” o proteómicos, que son de mayor utilidad estratégica que los anteriores. Esa es una razón más para leer esta fantástica obra y evaluar el tiempo perdido por intereses corruptos de banqueros y elite servil.

Los que nunca aceptaron el oficial “más de lo mismo” en cuanto a la materia orgánica y  humus del suelo, tienen como principal referencia el libro de M.M Kononova. Tal vez ignoren que “Humus” fue traducido al idioma ruso en 1938 y fue indispensable para esta científica. En el contexto de la Guerra Fría, el libro de Kononova, fue usado para exponer los “rojos”, “subversivos” e “inocentes útiles” a la época de la “Ley del Buey”, “Decreto-Ley 447 y 228”, polarizar y consolidar los intereses del TVA en la Operación Tatú, cuando todos eran enviados para los cursos sobre suelos en  Winsconsin, lo que hace recordar la irrisoria metáfora: Los jóvenes de la guerra fría admiraban el versátil fusil automático soviético AK-47, había tal culto sobre el fusil que hasta un país lo colocó en su bandera nacional (Mozambique). Con todo es ignorado que el AK 47 (y también el M16) nada más son que copia del “Sturm Gewahr 44” de Hitler…  Hoy, la nueva edición del libro de Kononova (1998) cuesta 150 dólares, debido al mismo oportunismo eco-sostenible o dólares orgánicos.

Mientras tanto, militantes del gobierno, con dinero de la Fundación Heidrich Boll del gobierno alemán, apoyan a las iglesias cristianas alemanas y de la Fundación Ford para hacer un libro de auto-ayuda contra los agrotóxicos y lanzar una campaña permanente contra los mismos. Todos los días en la televisión se dice que el pimiento morrón está muy envenenado, aterrorizando así a la población. La lección es antigua, pero quedó famosa en la boca de Goebbels: repetir la mentira, hasta que ella se transforme en verdad.

En los últimos treinta años, el gobierno brasileño jamás aplicó una multa por el uso ilegal de agrotóxicos, solamente hizo la “la vista gorda”.  La campaña es permanente, y se trata de esconder que el anterior “primer consumidor” era EUA, del cual Brasil, en comparación, suponía  solo cinco por ciento cincuenta años atrás, ahora es colocado en segundo lugar y luego será el tercero.  No se permite preguntar si su decadencia está asociada al desarrollo de la biotecnología.  Agrotóxicos es cosa del pasado y debe preocupar a quienes los fabrican y no a la población afectada, pues no fueron creados para la agricultura o salud, sino con la finalidad explícita de ganar guerra y dinero para consolidar una sociedad estratificada a través de metas de eugenesia en un Estado Mundial Totalitario controlado por grandes corporaciones.  Si, vale repetir, información es humanidad (lea con atención el epílogo, después de la traducción.).

El agro negocio que ocupa a ambientalistas incautos y la mass media interesada discute el Código Forestal Brasileño. Pero acá, también, la cuestión es otra: ¿para qué un Código Nacional? cuando el Estado es Mundial y Totalitario, principalmente en un país que no cumple las leyes que tiene, como la de agrotóxicos, por ejemplo.  Es en este diapasón que vimos profesores de Silvicultura discutiendo el plantío de eucalipto en el Rio Grande del Sur, dentro de la Universidad pública como un negocio rentable, ignorando la “Clasificación de Uso del Suelo”; vimos a un grupo de agrónomos de la Extensión Rural (creada por el  Rockefeller Brothers Fund) discutiendo la introducción de Eucalipto en el municipio de Canguçu, en el mismo estado, cuando la región es la de mayor concentración de minifundios de la América Latina. Ay Dios!

El fin inconfesable del agro-negocio es expandir las fronteras agrícolas en todo el Brasil como forma de acelerar las políticas públicas para el Estado Mundial Totalitario, pero eso requiere quedar en el inconsciente profundo pues, para la izquierda, la respuesta es la agroecología, que se transformó en discurso vacío, sociológico, preparando terreno para la Coca-Cola, Nestlé, Cargill y Pepsico.  Ignora que en el norte de México, el empresario altamente subsidiado que produce 17 toneladas de maíz/hectárea no duerme agobiado por las deudas, mientras el campesino de Chiapas cosecha, en la misma área, cuarenta toneladas de alimentos, incluyendo cuatro toneladas de maíz, duerme 12 horas por día, pero es mal tratado por los burócratas del gobierno por no estar endeudado y desesperado.  Ahora con la organización de la producción a través de las ONG y Ayuda Técnica Internacional, servicios de Tercer Sector (Certificación, Inocuidad y Rastreabilidad) de productos orgánicos los campesinos empiezan a perder el sueño por el mismo endeudamiento.  Aquí las mismas leyes, también fueron traducidas y sancionadas.

Recuerden que todas las ONG fueron creadas por la mítica Fundación Rockefeller y homologas para substituir su Extensión Rural en el trabajo con los “nuevos excluidos”, un bello laboratorio social de avanzada. El día 6 de octubre de 2006, el Movimiento Agroecológico Latino-americano había condecorado con la medalla Anna Marie Primavesi, una señora belga de la ONG Soynica de Nicaragua, por llevar la leche de soja para los niños de aquel país. Los agricultores de allá no producen soja.  Pero ella recibe grandes sumas de la Fundación Rockefeller y AiDA para proceder así.

Uno de los principales productos de la agricultura nicaragüense no tiene precio, es el sésamo. En la  India, EEUU y Unión Europea la leche de sésamo es uno de los alimentos más nobles para niños, después de la leche materna. Nosotros también cambiamos la leche materna por la leche en polvo a través de los médicos e iglesia. Después de la lectura de la parte B, sobre el origen y formación del humus, se comprende el proceso Kraft de fabricación del papel y obtención del licor negro (lignina soluble en álcalis) principal efluente, usado como insumo capital en la Coca-Cola (Vainillina artificial), también importante para engordar ganado en los EEUU. Queda la pregunta, ¿hay relación entre sus adictos y la obesidad?

La inocuidad es el novísimo miedo, su seguridad está envasada en la ley de bioterrorismo, alimento de los EEUU desde el 7 de junio de 2002, después del atentado a la sede del Estado Mundial, las Torres Gemelas del Rockefeller Trade Center, en Nueva York y ciertamente no tiene nada que ver con alimentación, y sí todo que ver con la seguridad interna de aquel país.

Nosotros debemos adaptarnos y pagar los costos del miedo para que ellos tengan seguridad.  Mientras tanto los mexicanos, acusados de producir tomates con salmonella tendrán que vender su producción para esos mismos sin vergüenzas, pero con un descuento de un 95% en el precio; lo mismo pasó con el melón de Honduras. No sabemos ni siquiera lo que significa FSIS/USDA; FDA/HHS; AMS/USDA; CDC/HHS; APHS/USDA, ¿o será que las TV y Radios no divulgan eso?  ¿pueden hacerlo?

“Humus” es el antídoto y elixir para el tratamiento de los doctores de cuarenta pensamientos de Nietzsche. Es más, restaura el poder del humus y expone el falso mito. Hoy, este libro es instrumento para los negocios de fijación de Carbono, de grandes intereses de los grandes grupos. El día 28/02/11, fue colocado en la Web, faltando 21 páginas estratégicas,  ¿por qué?. En la página 129, en el inicio del Capítulo VI, están los trabajos de Schreiner y Shorey, realizados en 1909 en el Bureau de Suelos del U.S.D.A en Washington identificando diversos compuestos orgánicos del humus.  Esto es fascinante. Con todo en el más importante libro occidental de Análisis Avanzado de Suelos, de Marion LeRoy Jackson, con revisión actualizada en 2005, cita ambos científicos, pero no hay referencias a este libro o a Selman Waksman en la bibliografía, lo que causa extrañeza.

Y pensar que von Liebig estudió en Francia y sabía que toda pólvora napoleónica (1806 a 1815) era elaborada con la fermentación de estiércol humano y animal, pura biotecnología, que su industria de alimentos postergó. Francis Chaboussou se preocupó con su Teoría de la Trofobiosis en los años 70, pero en la página 359 del libro Humus consta que la Trofobiosis ya era una realidad científica comprobada. En la página 365 muestra como en la época se fabricaba Carbonato de Plomo a través de fermentación, donde el humus era el principal regulador en la dinámica de las dos fermentaciones, cuyo calor, aún hoy, la industria de petróleo utiliza en los pozos para facilitar la extracción del crudo.  Recuerdan la pregunta: retener un libro ¿qué tipo de violencia es?

“Traduttore, traditore” es una expresión significativa, más aún cuando otro adagio dice: “leer en el original” garantiza la tranquilidad tangible para los dotados de cuna y fortuna, inaccesible para el  alumno “sans-cullotes” (cotas sociales mitigatorias).  Nuestra traducción es antagónica a eso, buscamos “Humus”.  Como el gambusino que no puede cargar peso inútil, apuramos la esencia, estructurada dialécticamente en el tiempo para su comprensión y formación de opinión sobre la obra.  Para evitar los dos adagios y garantizar su propia corrección de calidad de la traducción en el site está el original para que pueda comparar y hacer su lectura personal [www.pararelmundo.com], sin miedo o sometimiento a los poderosos.

¿Puede aquel infeliz profesor, antes citado, percibir el humus diferente de su anterior abono químico, agrotóxicos o “plantío directo en el rastrojo” de Monsanto?  Su situación es de rehén-elite subyugado al Estado Mundial Totalitario.  ¿Podrá él decir a sus alumnos: “El humus es el combustible-alimento que regula y mantiene la vida en el planeta, como catalizador y termostato en la dinámica de las reacciones, en el metabolismo y sistema inmunológico de Gaya, a través de la membrana disipativa, donde la energía libre gastada se regenera en sintropía (que significa evolución del ser vivo)”?

Lamentablemente, jamás, pues no está humillado de información, que construye la humildad autónoma y rescata la convicción en la dignidad y fraternidad humana para la conciencia cósmica, espiritualidad y noosfera.

Después de tanto “es más de lo mismo”, hicimos la “Cartilla de la Salud del Suelo y Cromatografía de Pfeiffer”, deficiente, sin la complementariedad de esta restauración. Con todo, en ella consta: que la futurista Price Waterhouse Coopers, una de las “Big Four”, domina la fermentación de estiércol, liberación y fijación de carbono en el mundo, el tema financiero más importante de la actualidad.

El hacer y saber sobre el humus en la Amazonía, Sabana, Desiertos y otros biomas promueve los intereses en la agricultura en su sentido más amplio: la destrucción del miedo, y esto es subversivo. No se permite la mínima lucidez para entender y alertar.

Recientemente, en un asentamiento de Reforma Agraria, en el corazón de la Amazonía (RO) los técnicos ignoraban la Tierra Negra de los Indígenas mientras enseñaban su agroecología a los asentados conscientes del trabajo colectivo, sin conocer los “ejidos” o la Reforma Agraria mexicana.  Aquellos muestreaban, orgullosos sus “mandalas” para producción de hortalizas y legumbres en una área menor de 500 metros cuadrados; exhibían su tamiz de composta biodinámica que ofrecía menos de 3 kg/semana; la atmosfera era surrealista con la discusión sobre homeopatía en suelos y plantas.  Me acordé de los documentos de la FAO que enseñaban a hacer carbón vegetal con la Caatinga en el Nordeste brasilero para aumentar renta; o el plantío de algarroba en el semiárido para eliminar las últimas reservas de agua de los campesinos (sertanejos); y también me acordaba del expert francés de la FAO que enseñaba a hacer agricultura sembrando al lado de jarros de agua enterrados en las propiedades…  Esas eran las políticas públicas de avanzada, antes de las ONG, sobre la extensión rural e universidades mercantiles para el futuro Estado Mundial.

Hace más de sesenta siglos que el hambre es el mayor instrumento de miedo y poder.  Hoy, son 9 millones de bocas en aquel asentamiento amazónico, todos fueron incentivados, manipulados con mandalas, tamices, homeopatías, sin embargo sus técnicos no sabían de biofertilizantes; producir fosfitos o solubilizar turbas y humus.  Recordé los millones gastados por el INCRA/MDA, Fundación Oswaldo Cruz, con la producción de plantas medicinales, sin que nadie recibiera formación en etnobotánica y farmacología campesina y en paralelo, en la televisión surgía un renombrado médico testaferro, alertando de los peligros del uso de las “yerbas medicinales”. Solo así, pude entender la preocupación de crear una Sociedad Científica Latino-Americana para tratar de Agroecología o de las políticas públicas internacionales y regionales, que continúan siendo medidas mitigatorias precursoras del Estado Mundial Totalitario con sus instrumentos tecnológicos de alienación para la Eugenesia Mercantil.  Ahora es más fácil entender las sutilezas de G. Orwell en su obra “1984”.

GUERRA ES PAZ – LIBERTAD ES ESCLAVITUD – IGNORÁNCIA ES FUERZA

El Gobierno Mundial Rockefeller usa el agronegocio/agroecología para aplicar fielmente la ecuación de von Liebig: Transformar el Tc (tiempo campesino) en Ti (tiempo industrial) para alcanzar la Eugenesia mercantil a través del control absoluto de la vida, y la evolución, animada por la creencia en la ideología totalitaria del capital y el Tn (tiempo naturaleza), pondrá el precio selectivo para la Elite cuando sea oportuno, y los condenados purgarán la angustia del miedo; la miseria con su brutalidad y la Ignorancia con su arrogancia y consecuencias.

En nuestro mundo todo lo que es nuevo, moderno y con más tecnología es más caro y solo accesible para los privilegiados, pero los alimentos envenenados con residuos de agrotóxicos o genéticamente modificados (transgénicos) son para los pobres. También deberían serlo y destinados a los más ricos y poderosos como privilegio. Con todo, los cánceres en Lula, Dilma, Chávez, Lugo, Cristina y otros, no son una contradicción gastrosófica. Sonría usted, también, está siendo, rastreado (celular) y filmado, sin embargo no sepa lo que es “ampersand” (&).

[1] ActionAid Intern, “Cambie una Vida”, (Su meta, ampliar en 30% el número de donaciones a la entidad.) Agencia Repense, creación Octavio Moreira Lima,/Julia Rabelo/ Raúl Queiroz.

[2] Obesogens: Grün F, Blumberg B (2006). “Environmental Obesogens: Organotins and Endocrine Disruption via Nuclear Receptor Signaling”; The New American Diet (Rodale, 2009) Stephen Perrine &Heather Hurlock,

[3] Substance Abuse and Mental Health Services Administration Survey, dos EUA

[4]  de la vaca del pueblo”

[5] Así hablaba Zaratrusta, F. Nietzsche

[6] El Federal Reserve Bank que imprime el dólar, privatizado, desde 1913 (Aldrich Act) es la piedra fundamental: “System”.

[7] El ejemplar de la biblioteca virtual Google, muestra en sus páginas varios sellos de la Universidad Illinois, pero esa Universidad ya no lo tiene. Unos amigos consiguieron una copia de este capitulo a través de la Biblioteca Nacional de Australia.   Esta insertado para mostrar su amenaza e impactos a los intereses del TVA.

[9] El incomodo Gadafi fue removido.

9 comentarios

  1. raul

    Fabuloso! cuanto sale? donde lo compro?

    8 marzo, 2012 a las 3:07 pm · Responder
    • Daniel

      Aqui mismo en este mismo articulo, casi hasta arriba viene el link para descargar el libro en ingles.

      25 julio, 2012 a las 1:03 am · Responder
  2. Parar el Mundo

    El libro no está disponible en internet en la versión español.

    8 marzo, 2012 a las 5:21 pm · Responder
  3. Artur Frassy

    Fantástico o resgate que fez Sebastião Pinheiro de parte da agricultura, oculta pelas transnacionais. Mais um, muitos virão…

    14 marzo, 2012 a las 6:56 am · Responder
  4. Alejandro León Villa

    Otro tipo memorable. Y el amigo Pinheiro es quizás quien más les conoce la huella a esos tipos.

    17 marzo, 2012 a las 10:21 pm · Responder
  5. cap.arnulfo nieblas

    ojala estemos a tiempo,en el estado de mexico.ya estamos aplicados gracias a los cursoa de jairo restrepo y libros y art.de sebastian piñeiro
    estamos conformandos para lograr tener una federacion de productores organicos del estado de mexico

    2 junio, 2012 a las 5:59 am · Responder
  6. Francisco Neto

    Temos participado de varios cursos, com o Sebastião Pinheiro, não temos duvida que a sabedoria que da a Vida ao nosso Solo, esta em nossas mãos….Levar o conhecimento a todos agricultores.
    Estamos encontrando algumas areas com terras preta (terra de indio) e buscando entender a perfeição deste solo.
    E fazendo a cromatografia de todos….E isto tem que chegar nas mãos dos nossos campaneses ….

    9 julio, 2012 a las 4:12 pm · Responder
  7. AdulfoLopez Magdalen

    sabiduria explicita y gratificante para el conocimiento de lo desconocido, por estar creido que lo estudiado en la uni es lo maximo y creible. gracias

    31 octubre, 2012 a las 9:49 pm · Responder
  8. fernando carreon

    Excelente informacion.

    13 abril, 2013 a las 11:22 am · Responder

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *