Grupo de Reflexión Rural Volver a la Tierra Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
Martes 16 de enero de 2018
Publicado por

Noticias

· 1 de junio a las 19:45hs

Se lanzó la campaña Paren con las Plantaciones Forestales del Grupo de Reflexión Rural

El viernes 18 de mayo se realizó el lanzamiento de la campaña de educación ambiental Paren con las Plantaciones Forestales, No son Bosques, impulsada por el Grupo el Grupo de Reflexión Rural (GRR) en la ciudad de Corrientes. El evento se desarrolló desde la tarde en el Centro Cultural 7 Corrientes y fue presentado por miembros del GRR, su co-fundador, el ecologista Jorge Rulli, el correntino José Luis Siviero y la periodista María Inés Aiuto. Allí se proyectó el nuevo documental Cuando los Árboles Matan del biólogo Marcelo Viñas, director de Hambre de Soja, entre otros tantos trabajos.

José Luis Siviero, María Inés Aiuto y Jorge Rulli.

José Luis Siviero inició la presentación describiendo la situación de la provincia de Corrientes y cómo los agronegocios fueron avanzando sobre las principales actividades productivas: “Mientras en década del ´80 Corrientes tenía unos 400 emprendimientos de plantaciones de arroz con un promedio de 200 hectáreas cada uno, en la actualidad existen sólo 120 con un promedio de 1200 hectáreas. Esto demuestra claramente el proceso de concentración de ésta actividad tradicional de la provincia, en beneficio de las grandes empresas y corporaciones y en desmedro de los pequeños y medianos productores”.

En este sentido, Siviero recordó el intento de represamiento del arroyo Ayuí Grande para irrigar 8000 has de cultivos de arroz. Y señaló que la única política de estado provincial en los últimos 25 años fue la de fomentar las plantaciones forestales que en la actualidad superan las 450 mil hectáreas, “llevando inexorablemente a la instalación de al menos una pastera que el gobierno de la provincia viene anunciando hace ya varios años, lo que vendría a cerrar el círculo vicioso del negocio forestal, con sus terribles consecuencias sociales y ambientales”.

Continúo exponiendo María Inés Aiuto que dio detalles acerca de la campaña: “Decimos paren con las plantaciones forestales porque suprimen la diversidad de especies vegetales, de fauna, suprimen las costumbres y los conocimientos locales. Agregamos No son bosques para dejar en claro que nada tiene que ver la complejidad de un bosque natural con una plantación forestal [que está] formada por cultivos extensivos de árboles de rápido crecimiento que se cortan en el menor plazo posible para obtener la mayor cantidad de ganancias”.

En cuanto a los objetivos de la campaña, la periodista explicó que se trata de poner el tema en la agenda pública, en principio en la provincia de Corrientes “ya que posee la mayor cantidad de hectáreas forestadas e insiste en aumentar la superficie”. Y como objetivo deseado “frenar las plantaciones y repensar este modelo productivo que se sostiene gracias a los subsidios del estado”.

“Otro de los objetivos principales es visibilizar a los pastizales, ecosistemas de mucha riqueza, que resguardan y dan alimento a gran parte de nuestra fauna nativa, protegen nuestros suelos, y son fuente de alimento para la ganadería argentina, sin justificar el sobrepastoreo que existe”, señaló Aiuto. También remarcó que si bien se ha instalado en la sociedad el rechazo a la deforestación de bosques y selvas, no ocurrió lo mismo con la destrucción de pastizales “que son eliminados, por ejemplo, cuando se cultivan árboles sobre ellos”.

Finalizó realizando una descripción de la situación en algunas localidades del interior de Corrientes donde más avanzó el modelo forestal: “Los poblados están cercados por los pinos y los eucaliptos. Los vecinos preocupados por los peligros de incendio, los bomberos voluntarios cansados de trabajar para las empresas forestales. Se dificulta hacer huertas en tierras cercanas a las forestaciones, hay preocupación por la desaparición de lagunas y arroyos. Otro problema es que las pocas colonias y parajes que quedan, son casi inaccesibles porque el constante paso de camiones cargados de rollizos de madera arruina los caminos y no siempre los arreglan. La gente que vive en el campo termina vendiendo sus pocas hectáreas a las empresas forestales. Y estas personas emigran a las ciudades perdiendo sus identidades y engrosando los cordones empobrecidos”.

Para difundir la campaña la organización cuenta con materiales de libre difusión, entre ellos el documental que fue presentado por Jorge Rulli: “Confiamos en que la película de Marcelo Viñas Cuando los árboles Matan sea para todos nosotros y para la campaña que hoy iniciamos tan inspiradora como fue otra película memorable del mismo director, Hambre de Soja, que concientizó sobre los peligros de la sojización y el de los agronegocios a millones de personas a lo largo de los últimos quinces años. Ahora, anticipando y avizorando los peligros que acechan a las próximas generaciones, el GRR abre un nuevo frente de combate y, al menos en Corrientes, comienza una nueva batalla contra los depredadores, contra los que nos roban el porvenir, contra quienes atentan contra nuestro sustento y nuestros patrimonios. Nos mueve una certeza y una voluntad de servicio: los monocultivos de árboles no son bosques y por el contrario, constituyen nuevos desiertos verdes, desiertos similares a los sojales y a los arrozales. Confiamos que nos acompañen en esta lucha que iniciamos.”

El documental fue filmado el año pasado en la provincia de Misiones y Corrientes y finalizado hace dos meses. Allí se desenmascaran los mitos que utiliza la industria forestal para justificar su expansión y se exponen los impactos tanto sociales como ecológicos que provoca esta actividad.

“La Globalización y el Capitalismo globalizado se diferencian significativamente de lo que llamábamos en otras épocas el Capitalismo. Ahora las Corporaciones transnacionales han secuestrado nuestras vidas y deciden sobre lo que comemos y sobre lo que nos gusta comer, sobre el modo en que vestimos, sobre la música que escuchamos y el modo en que lo hacemos. Las Corporaciones deciden los modos en que vivimos, qué consumimos y qué pensamos. En la medida en que han secuestrado nuestras vidas, importa poco para ellas que seamos de derechas o de izquierdas. Somos prisioneros de sus políticas. Comedores cautivos de sus productos chatarra y drogadependientes de sus publicidades y de las ideas de progreso que generan sus staffs de diseñadores e ingenieros de políticas sociales. La Liberación de las Corporaciones comienza hoy por nosotros mismos y en especial por liberar nuestras vidas de los encierros neocoloniales en que nos han atrapado”, expuso Rulli en la contundente charla que ofreció al terminar la proyección.

El evento finalizó con un rico debate con el público entre los que estuvieron miembros de organizaciones ecologistas, sociales y campesina, profesionales laicos y jóvenes independientes, tanto de Corrientes como de Resistencia.

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *