Grupo de Reflexión Rural Volver a la Tierra Facebook GRR Defensa de Monte y Selva Paren plantaciones forestales
Contacto
Martes 21 de noviembre de 2017
Publicado por

Noticias

· 17 de enero a las 13:48hs

Beijing prohíbe salir a sus niños por una densa nube tóxica

Beijing está en alerta naranja. El segundo peor nivel de alarma luego del rojo. Es la primera vez que ocurre. Y sucede a raíz de una densa nube de contaminación que cubre la ciudad, lo que obligó a limitar con urgencia la producción en la industria para reducir la emisión de gases tóxicos, así como la circulación de ciertos vehículos. Entre las medidas, se prohibió a los niños salir al aire libre.

BeijingAdemás, se ordenó a los colegios en algunos distritos de la capital a cancelar las actividades en el exterior, los recreos, izar la bandera y las clases de gimnasia . A toda la población se le pidió “tomar medidas para proteger su salud”.

Los activistas medioambientales denunciaban ayer la “peor situación de ‘smog’” que ha vivido la capital en su historia.

El plan de urgencia establece que no circulen el 30 por ciento de los autos del gobierno, del partido y de la administración municipal. Los vehículos privados siguen funcionando sin embargo sin límites.
Los hospitales de Beijing informaron que han aumentado los pacientes con problemas cardíacos y de circulación, así como las enfermedades respiratorias, debido a la densa nube de contaminación que cubre la capital desde el jueves.

Durante el fin de semana, una espesa niebla con un aire muy cargado de partículas finas envolvió el norte y este de China, donde afectó a los transportes y provocó una venta masiva de mascarillas.

La densidad de partículas de 2,5 micrones de diámetro (PM 2,5), las más peligrosas, superaron en ciertas zonas el límite de 993 microgramos por metro cúbico, según el centro de vigilancia medioambiental de la capital. Las PM 2,5 pueden penetrar hasta en los alvéolos pulmonares y emigrar a la sangre.

Las autoridades son acusadas con frecuencia de subestimar o bien ocultar la gravedad de la contaminación atmosférica en las zonas urbanas, el alto precio que paga el gigante asiático en su acelerado crecimiento y transformación en líder mundial.

Estados Unidos comenzó el año pasado a medir los preocupantes niveles de contaminación en Beijing a través de un dispositivo que montó en su embajada en la capital china. Es más, publica cada hora datos sobre la calidad del aire en su popular cuenta de Twitter, que tiene más de 19 mil seguidores y el consulado en Shanghai tiene un servicio similar. Esto motivo una dura queja de China.

Dejá tu comentario

Tu email no será publicado. Campos requeridos *